Balance

Siendo el día domingo, ultimo día de la semana, correspondería hacer un balance de lo hecho, ya que fue una semana de parabienes.

Así que munida de un capuchino (de los de polvito, tampoco la pavada!) y escuchando el nuevo disco de Alejandro Sans, El tren de los momentos, que Diego me lo trajo ayer y todavía no lo había escuchado… comienzo esta crónica.

La verdad que cuando hace casi tres meses que comencé a correr, no pensé que vería resultados tan rápidamente, recuerdo esa primera semana de correr 1 minuto /caminar 1 min durante 20’, que me costaban horrores! Ahora los veo lejanos y me llena de satisfacción.

Aunque hoy me agarró un cachito de bajón, porque Diego me prestó su calculador de frecuencia cardíaca que me puse muy prolijamente en el torso, él me calculó el rango 70% min – 80% max para que supuestamente corra dentro de esas pulsaciones, pero fue imposible, en todo momento corrí con la alarmita sonando bip bip bip…. nunca pude bajar de 167 y lo máximo fue 177. Según mi edad, mi frecuencia cardíaca max sería 186 (220-34) asi que el rango era 130-150, lejos estuve de eso, no me faltó el aire para nada, no es mi problema ese, pero bueno, eso delata el trabajo que tengo por delante…

Igual cabe una confesión, en River había partido, así que cuando iba caminando para allá iba media “cagada en las patas” expresión popular que viene como anillo al dedo a ese momento, y el “elemento” que rondaba las cercanías no era el mejor precisamente, lo pensé dos veces, sigo? No sigo? Y me decidí por la primera, total que no había visitantes, así que peleas entre hinchadas no iba a haber. Pero cuando comencé a correr ya estaba en 115 pulsaciones, mi corazoncito estaba alerta ante todo esos grupetes que se juntaban para entrar al monumental. Tendré que probar hacer la carrera medida con el “coso ese” otro día que no haya tanto baile en los alrededores.

es una fotito de la hicnchada de river pero dentro del Monumental, lo unico que consegui…

Se que tengo que desacelerar un poco, porque no quiero después agarrarme la cabeza, pero ya puedo correr 50 minutos, el viernes lo hice y hoy también. Tendré que hablar con mi teacher Flopy para que me oriente que hacer los días que no estoy con ella para no meter la pata, que es algo que ya nos dijo un montón de veces, mas allá de meterle pata y pa delante…

Lo que si hice esta semana es ir a buscar todos los estudios que me habían mandado a hacer, los de sangre dieron que estoy hecha una diossa, el colesterol, triglicéridos, etcéteras todo perfecto, lo único que está medio justo son lo rojos, me dijo el doc que coma mas carne, nada más.
Las radiografías de rodillas, bien. Lo que me salió para el traste fue el espinograma, con decir que cuando el doc puso las placas en ese aparatito de luz mi cara de espanto debe haber sido apoteótica porque me dijo: —tranquila, tranquila que se arregla con la postura, porque parecía la vuelta de rocha mi columna! Pero nada, me dijo que siga entrenando un mes mas y lo vaya a ver nuevamente, como estoy haciendo ejercicios espinales y dorsales… y que me va a mandar a hacer kinesiologia para mejorar la postura, y por ahí tenga que hacerme una plantilla para el talón derecho porque tengo la cadera un poquito mas baja de ese lado, deforme nomás…

Me pedí un turno para la nutricionista, porque mi tendencia a bajar de peso con tanto ejercicio se esta acrecentando un poco mas, en el único momento que pasa al revés es cuando estoy embarazada, que asimilo hasta el vapor de agua. Asi que por ahora como puedo lo voy arreglando caseramente, este fin de semana agregué un par de bananas durante el dia, pero con el calor que va a hacer es difícil. Por lo pronto el 7 de diciembre tengo el turnito.

Nada, que estoy contenta con mis avances!