AL mal tiempo, buena cara???

Hay veces que nos tocan días malos, supongo que es algo a lo que me voy a tener que acostumbrar, no?!

Ayer domingo salí a la tardecita a correr, mucho calor para ser las siete de la tarde, pero que se la va a hacer. Después de elongar un poco en el tiro federal largué mi trote, apenas hice esto, me di cuenta que algo no andaba bien. Mi rodilla derecha me molestaba, la semana pasada se había hecho sentir, me había puesto un poco de hielo y me había tomado un ibupiracflex que me habían hecho muy bien. Me había portado bien, ya que el viernes me mantuvo incólume y no salí a correr apesar del gusanito que me decía lo contrario. Asi que fue inesperado esta molestia.

A pesar de ello, seguí corriendo, me daba cuenta que no iba a terminar bien, por el camino me crucé con una chica que había estado en Miramar, que para ser sincera, no pensé que corriera, sino más bien que había ido a acompañado a alguien, porque era… muy exuberante y se había ido a la reunión previa con un conjuntelli matador, pero corría nomás. Seguí hasta la calle de Los Ombúes y ahí dije basta, paramos acá no vaya a ser cosa que me dé algo peor, asique totalmente bajoneada y desanimada, volví caminando para casa. Mañana iré al traumatólogo a ver que pasa, no se si será que el sábado mientras hacíamos las galletitas con Santu me dí un golpe seco en la rodilla o que … no se que en realidad.

Le había avisado a Diego que no se preocupe si tardaba porque iba caminado, pero igual cuando estaba llegando a Obras y por cruzar Libertador lo ví que venía con Santiago de la mano para ir a buscarme porque se había preocupado, mas por mi voz, que por otra cosa.

Hielo y otro ibupirac y a comerme los codos hasta mañana. Día malo el domingo.