Una cosa menos

El otro día cuando salí a correr miro al cielo y veo qeu pasaba un avión, cosas que no es raro por acá, ya que estamos a 5 minutos de aeroparque, pero ese día, mientras mis piernas se iban cansado poco a poco, pensaba que sería bueno cuando llegás al punto de cansancio que no querés mas abrir tus alas y levantar vuelo. Imagino que debe ser una sensacíón hermosa de libertad volar libremente por el aire. .

Esa noche, luego de volver de yoga, cuando me había acostado, comencé a hacer el siguiente ejercecio, imaginaba que estaba volando, solamente con el impulso de las alas, trataba de sentir la potencia al golpear las alas con el aire y la velocidad que lograba con ello, era una sensación super relajante… supongo que algo asi debe ser el famoso control mental, el caso es que me dormí como un angel (alado).
Ya sin mi alas, el Jueves a la mañana me fui para el Rosedal a mi encuentro con Flopy y las chicas para entrenar. La cosigna fue:
Luego de calentar, hacer 10 cambios de ritmo de 1×1.
El lugar elegido fue el “óvalo” plazoleta que su sendero exterior supuestamente mide 900 mts. Fue un trabajo tranquilo, me había dejado con fuerzas para volverme corriendo a casa, pero al final me dejé tentar y me acercó en auto la teacher.
A la noche de nuevo Yoga, la verdad que es un placer hacer las clases de yoga.
Lo que no fue un placer para nada fue mi incursión ayer viernes en el mundo del Sport Cycle (o spining le suelen llamar también) si que no es lo mio, estar 45 min dele que dele con el pedaleo en un lugar cerrado, por más que era gigante y tenía ventanas también gigantes que daban afuera, pero definitavemente algo menos por lo que preocuparse.
hy tengo las piernas medio agarratodas de mi pedaleo, uff