No Woman No Cry

Hoy salí a correr al final, me decidí y me fui para “mis bosques”. Nuevamente mi brújula eran mis sensaciones, igual salí mas en busca de descargar y volver con pilas, que de entrenar propiamente dicho.

Hice los primeros 5km sin problemas, es más, me daba cuenta que andaba un poquito mas arriba de trote, porque mi respiración había adquirido el compás de 1-2. Es que me dí cuenta que cuando suelto el freno exalo el aire en dos tiempo… que se yo… manías? Pero cuando pegué la vuelta me agarró ese dolorcito en el costado … que molestia. Seguí un poco pero mi idea era no torturarme precisamente, asi que cuando crucé Sarmiento comencé a caminar. Otra cosa que sentí es hambre, un hambre feroz, es que ya había pasado bastante tiempo del almuerzo y no había comida nada…

En otro momento me hubiera hecho un drama terrible, pero la verdad que estaba como si nada. No pude? ok! caminando a casa y disfrutar de los arbolitos, en realidad hoy no pensé tanto en los dichoso árboles, probé otras técnicas y dieron resultados, porque a la ida iba como una gacela.
Hoy también publiqué: para arriba

***********************************************

Pregunta para quien la sepa: ¿que le pasó al blog de Quimosabi?

para arriba

Viernes. Amanecí para salir a correr, me calcé las zapas y apenas pasadas las siete de la matina largué hacia mi carrera particular. Pasé por la Esso para comprar algo para tomar, me puse los auriculares y al ritmo de Jamiroquai comencé.

Ya casi se me había pasado la sensación en el gemelo derecho luego de un calambre mortal que tuve el miércoles saliendo de la pile, asi que de a poquito le solté el freno a mis piernas, como había salido nuevamente sin reloj ni celular ni nada, me compenetré en mis sensaciones (esta vez fue porque era tan temprano que no quería entrar a buscar el reloj para no despertar a nadie y mi celular que lo tengo perdido hace varios días tampoco me pudo ser útil). El circuito que pensaba hacer era el de siempre, hasta Sarmiento y volver.

Apenas comenzado mi trote comenzó a garuar finito, pero estaba agradable, éramos unos pocos que nos atrevimos a salir tan temprano y con el cielo tan amenazador. La verdad que me sentía bárbara. Solo tuve que para en un momento porque la maldita riñonera se desenganchaba, le hice un nudo que después me quedó a presión alrededor del cuello (es que yo la uso de omoplatera) fue como correr a varios metros de altura, por la falta de aire digo… bueno, no tanto.
Cuando llegué a Sarmiento, como están marcados los 1.000 mts en la bicisenda, me hice un cambio de ritmo para probar nomás, porque como dije no tenía como medir nada, cuando iba por los 800 comenzó a sonar, Breathless de Corinne Bayle Rae, me empecé a reír sola, porque estaba más que acorde con la situación! pero crucé la calle (mirando a ambos lados) y seguí con mi carrerita particular, paré un poco a tomar mi aguita y… caminé un poquito mas en realidad…. y seguí. Otra vez la garuita y ya estaba doblando por Udaondo y fue como un flash, se largó una lluvia infernal que casi no se veía, pero para mi fue como un bálsamo, una intección de energía que seguí corriendo hasta la EX ESMA y volví hasta Crisólogo, osea casi 12km y me sentía bárbara.

El tiempo, ni idea…. sensaciones, para arriba.

El jueves fui a Yoga, me vino bien, sobre todo a mi gemelo. Hicimos las posturas del pájaro atado, una que era de cabeza (yo solo me atreví a la de medio de cabeza, aunque en casa la hice después). La relajación a la que te induce la profe, no tiene precio.

Hoy ya es sábado, y estoy decidiendo si salgo ahora o mañana, tendría que aprovechar ahora que los chicos nos están asi mi conciencia está tranquila…

Lo que si tengo un lio en la cabeza con mi entreno para la media, tengo que racionalizar todo y ordenarlo… Como muestra la foto, tenía ese plan en una libreta de anotaciones que nada que ver con lo deportivo!!!