…y todos comenzaron a hablar en diferentes lenguas

Hoy salí tan pendiente del Mp3 (borré canciones, agregué mas… ) que cuando estaba estirando para ponerme a correr iba a activar el crono y no lo tenía!!! que cabeza la mía! asi que nada, sin medir tiempo que no tenía ganas de caminar la media cuadra que me separaba de casa. Es de locos, estaba por enfrentar varios kilómetros corriendo y no podía caminar 500 mts!
Como salí solo con el aparatejo, no tenía donde meterlo, me lo había primero puesto en el bretel pero saltaba en cada paso, asi que cuando me disponía a llevarlo en la mano —cosa que odio—, hizo sinapsis alguna neurona y al final me lo puse en la tira del corpiño, y quedaba oculto bajo la remera. En eso miro para ver si estaba todo ok, y oh sorpresa! luego de muchos años veía algo “abultado” en mi pecho, jaja!! la próxima vez salgo con el otro MP3 asi resulta más realista!!!!
Volviendo a la seriedad, hoy hice casi 10 km. El tiempo en que lo hice no lo sabemos porque mi despite hizo que lo dejara (ya estoy hablando Como Marcelo y sus múltiples personaliddes!!!) pero cuando llegué a Sarmiento estaba agobiada por el hambre, me parece que es la hora, porque la otra vez que salí tipo cinco de la tarde me pasó la mismo, es que no había tomado la merienda y me estaba pasando factura mi estómago. Asi que a los 6km paré un poco a caminar a decidir que hacía, llegué a Dorrego y después que la crucé me decidí a seguir corriendo, que así iba a llegar mas rápido a casa, jeje!
Asi venía yo pensando en el cortado gigante que me iba a tomar y el sanguchote que me iba a devorar cuando llegase a casa, cuando veo que otro corredor me miraba y me decía algo y yo que lo miraba con cara-de-vaca sin comprenderlo y pensaba —en que idioma habla este tipo, ¡¿arameo?! cuando de repente caigo que en mis oídos atronaba “labios compartidos” de Maná, jaja!!! asi que me saqué el auricular y finalmente logré entender lo que me decía el pibe: —si volvés para aquel lado, tené cuidado que están afanando!!!! yo por suerte iba ya volviendo, asi que le dí las gracias y seguí corriendo pensando que la proxima vez salgo absolutamente sin nada, que ya Diego la otra vez me había dicho lo mismo, aunque donde Diego me decía era cerca del club del Golf que no queda en mi ruta. Pero antes que pasar un mal momento con los maleantes que andan por ahí. Toda la situación esa me hizo acordar a una escena de la genial película de John Candy y Steve Martin “Mejor solo que mal acompañado” donde le gritaban a ellos que venían en un auto que iban por la senda equivocada y ellos que no se daban por aludido!!!
Asi que luego de mi caminata hice otros casi 4 kilómetros y completé mis 10k. El ritmo fue como el de ayer, pero hoy estaba super pesado, había llovido un rato antes de que salga y ahora había sol, asi que estaba tipo sauna.
—————————————————————-
La foto es obviamente sacada de google, que lo mio fue mas discreto