Sabado mañanero

Sonó el despertador a las seis de la mañana. Es sábado y no tengo que trabajar ¿qué hacés sonando a esta hora?… Cierto, tenía programada mi corrida al alba porque durante el día no iba a poder. Así que fui reptando hacia el baño para comenzar mi día, desayuné algo para no salir con el estómago vacío y salí en una mañana veraniega que pintaba bien, el sol apenas asomaba y había poca gente en la calle.

Luego de estirar un poco comencé a trotar, tenía pensado hacer desde donde estaba, Crisologo Larralde y Av. Libertador hasta Sarmiento y volver, hace dos días que no corría, asi que tenía todas las chances de lograrlo. Ya por suerte había pasado el estado calamitoso de mi despertar asi que andaba muy bien.
Cuando iba pasando por la YPF siento un —vení bebeee que shooo te corro a donde quieeeeras (esto leido con vos de ya haber perdido hace rato la cuenta de las cervezas tomadas) Era un flaco totalmente dado vuelta que andaba terminando su noche, jeje!!!
Seguí corriendo y pasé por un boliche que queda casi llegando a Pampa, claro, todos salían de ahí, se escuchaba la música que atronaba todavía dentro del lugar y todos me miraban con cara de marcianos… asi que pasé rápido para evitarlos y por suerte ya estaba en los bosques. De un lado escuchaba los pajaritos que despertaban y por el otro los autos que pasaban por Figueroa Alcorta a toda velocidad. Yo trataba de concentrarme en los primeros…

Cuando pegué la vuelta me sentía bárbara, eso si, cuando iba por 50 min, veo la hora y eran casi las 7:30, tenía que apurarme si no quería tener problemas con Diego, que se tenía que ir para la guardia, asi que aumenté bastante el ritmo, y lo mantuve hasta llegar a Udaondo, 10 min fueron de correr a toda pelota, ahi baje para hacer el último kilómetro a trote suave.

Llegué a mi punto de partida y el crono marcaba 1:10 hs para 11.6 km.

Con la salvedad que los primero 5.8 km fueron en 37 min (6’23 x km)

y los otros fueron en 33 min.

AH! ayer no salí a correr porque en natación mi profe me dió con un caño, fueron como 70 piletas que hice entre todo, puff… terminé fisurada. Luego de ver técnica de croll, me empezó a contar las brazadas, hacia 24 de punta a punta, que las tenía que bajar, asi que con el impulso de la pared las logré bajar a 21, otra vez… puff… agotada!!!

————————————————-

La foto la saqué antes de ayer cuando iba para el trabajo y pasé por mis bosques, es la parte de los eucaliptos.