Despertá Calabaza!

Esta semana retomé con yoga, volvió mi profe de las vacaciones y decidí volver al ruedo, o mejor dicho, a la colchoneta. Es que la que la reemplazaba no me había caido en gracia, aguanté la clase que fui para no ser maleducada e irme a la mitad, pero no le llegaba ni a lo talones, y no por ser mala, pero es que era monótona y sin ritmo.

Fue alucinante esta vuelta, dicen que las segundas partes no son buenas… Error, fue la mejor clase de yoga. Y la relajación del final… sin desperdicios! nunca había llegado a ese estado… No me dormí, ojo. Solo relax.

Hoy fui a entrenar con Flopy. En realidad tendría que decir, con Flopy y todos los mosquitos de Baires. Ya es un tema recurrente en este blog, pero es que estábamos bañadas en OFF, y ni así. Encima había un carlitos que andaba cortando el pasto por ahí y levantaba nubes de moscos malditos, yo no se que esperan para hacer una fumigación o algo asi…

Bueno, pero algo pudimos hacer. Trabajamos “tirando la goma” (por favor, sin chistes fáciles) haciendo cuestas.
Una te agarraba de atrás y la otra subía haciendo fuerza. 4 veces así y después un pique de 200 mts. 2 series asi.
Hicimos técnicas de carreras varias con las gomas (saltos en el lugar tipo rana, varios 30 segundos de salito “flashdance”) metiendo piques en el medio de 200 mts.

No es lo que me tocaba en el plan. Mañana haré 12km.

AH! ayer fui a la nutricionista, me pesó, me dijo que tengo que subir algo, me dió un polivitaminico, me dió una planilla para que le llene dia por dia lo que como y la actividad del dia y un turno para la semana que viene. Era igual a Valeria Lynch la doctora, tenía ganas de decirle de cantar a duo…

Mentira,
lo nuestro siempre fue una mentira,
una piadosa pero cruel mentira,
esas palabras bellas que se dicen
y dejan en el fondo cicatrices.
De pronto, mi vida se llenó de tu existencia,
mi suerte se cambió con tu presencia
y descubrí que el mundo era bello,
volé por los caminos del ensueño…
y fui creyendo en ti sin sospechar,
que sólo estaba frente a un profesionalde la mentira…

“TU VIDA SIEMPRE HA SIDO UNA MENTIRA
UNA VULGAR Y ESTUPIDA MENTIRA,
Y YO QUE ME CREIA TU DESTINO…
NO FUI SINO UNA MAS EN TU CAMINO.

Me marcho muriendome de rabia y de tristeza,
me guardo mis afanes de grandeza,
jugué a ganar y sólo he conseguido
un puesto en el reparto del olvido…
y fui creyendo sin sospechar
que estaba frente al profesional de la mentira

Tengo que confesarlo… no sólo me gusta la Lynch, sino que martirizo a mis hijos con mis gritos a la par de ella…. ¿se cayó un ídolo?