Como una máquina

El lunes salí a correr (lo pongo así para que después no me tilden de pornográfica), tenía que hacer mis 15 kilómetro del domingo. La tarde me decía a gritos que venía tormenta… pero como formo parte de un complejo engranaje, si no salía ahí, en ese momento, después me iban a cantar “tarde piaste”….¿y aquién le reclamaba?

Asi que salía a lo hembra, sin agua, sin bebida isótonica, sin nada. Puse en cero el crono y me largué desde Crisólogo, largué medio rápido, es que justo estaba la salida del colegio José Ingenieros. Pero el km 1, cayó como ficha de taxi, exacto en 5:40. Sentía que era afrodita, la “amiga” de Mazinger Z, tenía las piernas durísimas.

Me dije, paciencia, pero era el km3 y lo mismo, encima me metí por atrás del Club del Golf que es más monótono el recorrido, que terminó aburriéndome. Ni siquiera un encuentro con un camión con acoplado que venía de frente logró espabilarme, y eso que venía en la misma mano que yo y de frente! es que el sendero estaba totalmente anegado por el barro.

En el km 6 comenzó una suave garúa, refescante y un pelín motivadora, que me acompañó casi todo lo que quedó del recorrido. Y más fue la motivación cuando pasando el km 12 se largó la tormenta que el día me había susurrado al oído… gloria! ahi corrí mas rápido!

Salvo los últimos 3 km, el resto sentí las gambas en todo momentos. Fueron 15.165 mts en 1 hora 23 minutos, lo que da un ritmo a groso modo de 5:30.
Al final de la serie, ¿mazinger se queda con afrodita?