Salida con forerunner

El domingo me tocaba hacer 18 km, entre una cosa y la otra al final pude salir a las seis de la tarde. Estaba helada, asi que no sabía que hacer bien con el tema del abrigo para salir, aunque me parece que era por la temperatura de mi casa que suele ser fria, porque al final con una remera (la de ucema) y una camperita finita de Dry fit estuve bien.

Me había marcado un recorrido teniendo en cuenta que en el medio tenía que hacer 10 km mas rápidos, y fuí con machete para no perderme, por un lado me había anotado los “parciales” y por otro lado me había memorizado los puntos de cambio de kilómetro.

Mi forerunner

Asi que comencé mi trote, el primer km lo pasé clavado en 5:45 y cuando llegué a la puerta de GEBA (que era el km4 ) estaba casi en 23 min. Puse el crono en cero de vuelta y subí el ritmo, a medida que pasaba los “ayuda memoria” me daba cuenta que iba bien.

Cuando me metí en el el lago chico, desde Libertador y Sarmiento, tuve un encuentro del tercer tipo con un mateo, se me apareció de golpe y sin darme cuenta estaba cara a cara con el “yobaca” tuve que hacer una maniobra rápida y el gemelo derecho me dió un tirón. Igual seguí como si nada, en la esquina del Hipódromo tenía el km 9, o sea el 5 de mis diez más rapidos, y lo pasé en 26:36 (perfecto).

Mateo “terror” de corredoras.

Al cruzar la via del ramal Tigre, me metí en el lago grande, y la verdad que me tuve que encomendar a “San Marathon”, porque sólo estaban prendidas los faroles del lago, las luces de la calle estaban apagadas y era como una boca de lobo, no se veía el piso de lo oscuro que estaba, y como era domingo a la noche, éramos mi alma y yo, nadie mas. Por suerte no hubo inconvenientes y cuando llegué de vuelta a la puerta de GEBA finalizando así mis 10 km, estaba sana y salva, mi corno marcaba 54 min (el último km se fue al jocara, pero sólo el último)

Así que segui con mis últimos cuatro km que faltaban y como cuando llegue a la esquina de casa todavía el GYM estaba abierto, entré para estirar y de paso me hice algunas series de abdominales, que esta semana no hice nada de eso.

La anécdota:

Cuando estaba comenzando a correr, de repente un chico me alcanza y me da $10 que se me habían caído en algún momento y no me di cuenta! (si que es sorpredente hoy en día estos detalles…)