Entrenado CABEZA

Seguí hasta la tarde en mi alter ego de corredora, y finalmente a la siesta logré que las coordenadas se cuadraran y pude salir a mi faena. Lo gracioso fue cuando le avisé a Diego que me iba, porque desde la cama me pregunta si volvía rápido (por que había que ir a buscar a Santu al cole) y yo le contesté… si si, voy a hacer sólo 12 km
Cómo pasa el tiempo, me acuerdo perfectamente cuando me costaba horrores hacer 4, y ahora 12 son pan comido. Es para enmarcar ésta anécdota, por lo menos para mí, me sirve para ver mi avance y me da mucha satisfacción.

Más alla de la anécdota, salí con el gorro de polar encasquetado hasta las orejas, y cuando me largué a correr, de repente me veo la sombra en el piso, es que fue una visión… parecía una vikinga! me había olvidado de atar el pelo y con el gorrito como lo tenía, mi sombra asemajaba una guerrera del norte. Me dió una risa terrible…
Igual, estaba así medio helada todavía cuando llegué al km 1 y el crono me marcó 5:37. Bien, —pensé—, vamos a ver si hago estos doce a paso un poco más rápido, asi que metí los cambios y el km 2 me marcó 11:07. Acá, opté por meterme las manos adentro de los puñitos del buzo para paliar la sensación de que se me estaban por congelar los dedos. Seguí por Figueroa Alcorta y la verdá la verdá que me estaba costando un pelín, sentía las piernas un poco duras. Para colmo siempre engancho algún semáforo que me hace parar, y hoy estaban todos de acuerdo y me hacían pasar alegremente.

Llegué a Sarmiento y el crono marcaba 30:47, para ser 6.3 km, le venía poniendo garra. Pegué la vuelta y ya la verdad que ni me acordaba del frío , hasta las manos ya las tenía afuera y calientes. Pero venía entrenando cabeza, porque estaba que no quería más lola. Menos mal que de repente me colgaba en mis pensamientos, y asi hice que mágicamente me faltaran menos de 3 km.

Los semáforos seguían en la misma línea, “pasé usted, después de usted” dioss.

Para colmo de males, había pasado recién Monroe (se le así monroe, como se escribe, no monrou) y de repente una puntada brutal me atraviesa los ovarios, ¡lamadrequemepariómujer! Casi me muero, faltaba un poco mas de un km todavía, y si paraba iba a tardar más en llegar ¿qué hago? ya faltaba un km, y seguía el terrible dolor, me parece que esos último mil metros los hice volando, apretando los dientes hasta llegar a Crisólogo Larralde, porque de ninguna manera fuí hasta la otra avenida para completar los 12. Estando a media cuadra de casa, grité: —¡chofer, parada! y me fuí derechito para casa.

1 hora clavada para 11.6 km. Osea, que salvo el primer km que pasé en 5:37, los demás fueron en una media de 4:45. ¡Bien Anita!

Sí, mi abuela está lejos…. si no me adulo yo, no lo hace nadie… jeje

Las olas y le viento… sucundún sucundún

Aquí estoy… enfundada en mi traje de runwomen y sin poder salir a luchar por esos kilómetros. Juaaaannnaaa ¿porqué me hacés la pera???? Y mirá que me costó levantarme hoy de la cama, con la ola de frío polar que aterrizó en Buenos Aires, que hoy no tenía que ir a trabajar porque era el día de “San mi trabajo”, lo único que tenía que hacer era preparar los chicos para que vayan al cole y meterme devuelta en la cama calentita. Pero no, cazé unas calzas largas, remeras técnicas varias (para hacer la famosa “capa de cebolla para el frío”) y … y… y… dieron las ocho, y las ocho treinta, y las nueve… Nunca apareció mi “mano derecha”, que últimamente anda de zurda.
Así que lista para la fiesta, me quedé en casa bailando con mi Paulita.
Y hablando del frío, ¡pobre Otto! mi co-blogguer venezolano que anda por mis tierras, se le deben estar congelando hasta las pestañas… Y encima anda por Córdoba que siempre es más fresco que en Baires. Y yo diciéndole por mail que se traiga por las dudas una remera de mangas cortas por si le toca un día de calor, JA!
El domingo pasado salí a correr sin demasiadas pretensiones, mi idea era aflojar las piernas después del cross, porque las sentía medio duras, asi que ni me marqué recorrido, ni nada, iba solamente mirando el crono de vez en cuando pero sin matarme… hice un recorrido “al gusto”, que después mirando con el gmap, resultaron casi 10.3 km, que los hice en en una hora casi, me da un ritmo de 5:50. Quedé hecha una seda (congelada) pero seda al fin.
Y ya es oficial, me anoté el jeves pasado en la carrera “Merrel Adventure Race” que se hace en Pinamar el 10 de junio, no me queda mucho tiempo, pero son 27km por playas, médanos y bosques de pinos, me anoté en modalidad individual, veré como me va. Por lo que me cuentan, suele haber muchísimo viento, si sigue así el clima, habrá muchísmo frío también. A bancárselo.

Foto de una Merrel Pinamar, de hace varios años

Ya voy a tener que calzarme la mochila con el camel, hay algunos elementos obligatorios que llevar —no demasiados—, pero todavía me parece que no estreno las salomón en competición, porque me recomendaron que corra con las de calle, porque son más livianas. Vamos a ver.

25 de mayo ¡Viva la Patria! (Cross Las Tejas)

Que mejor manera de festejar la Revolución de Mayo que corriendo. Teníamos hasta para elegir, las tradicionales Fiestas Mayas, de 10k sobre azfalto, o bien, un Cross en Zárate organizado por la Cadena de Farmacias Vantage. Al final, me tiré por lo segundo, nos fuimos con una amiga para pasar el día a orillas del río Paraná.

El Paraná, cruzando el río está por donde corrimos

Y la verdad que fue una buena elección. Cuando llegamos al lugar nos esperaba un clásico chocolate caliente con churros bien patriótico, pero solamente me tomé el chocolate, que ahí me había encontrado con Huguito Diaz y luego de contarme de su desayuno con tostadas y queso blanco me sentí un poco culpable y opté por unas ricas manzanitas y bananas que tambien había por ahí. Retiramos el kit, una remera de manga larga muy linda y dos bolsas con regalos varios, siendo una farmacia la que organizaba, había muestras de remedios de venta libre para tirar para arriba, pero también galletitas, un budín y a cada rato había mas promotoras que te iban dando bolsitas de ibuevanol y ese tipo cosas…

Fuimos a cambiar, y como en el baño no había luz, nos hicimos las valientes y nos cambiamos al aire libre, eso si, rapidito que estaba fresco…. vaselina en los pies, y listo.

Nos juntamos con la gente del foro, que al final, había varios, yo pensé que iba a estar Hugo nada más, pero coincidimos con Horacio Molino, Helen, Lady Laura, FSanches y Reynosecuanto (no es así el nik, es que no me acuerdo como era…)

El día estaba espectacular, sol radiante y el frío no se hacía sentir demasiado. Charlamos un rato con Flopy y nos sacamos unas fotitos con la “teacher”que andaba por ahí y ya era casi la hora de la carrera. Ahí mismo se empezó a sentir la batucada de una comparsa que bajaba por uno de los costados, nos pusimos a calentar pero ya era casi la hora de la largada, al arco de salida y cuenta regresiva…

Comparsa ambientando la carrera (Foto “robada” del blog de luis)

Salí muy rápido, tendría que haber escuchado la voz en off que se escuchaba cuando esperábamos para salir: …al ser un cross se recomienda bajar la velocidad usada habitualmente en calle… (o algo así…) porque en la primera vuelta ya quería largar todo, tuve que hacer uso de mi cabeza para seguir. Cuando estába bordeando uno de los brazitos del Paraná, vienen unas corredoras a toda pelota pero ¡en contra! menos mal que antes de lanzar el grito de ¡guardaaaa! ví que eran demasiado peludas para ser humanas, asi que dejé pasar a las tiernas ovejitas que huían despavoridas del malón de energúmenos que conformábamos los “corredores”.

Terminé la primera vuelta, agarré agua, 25:45 marcaba el crono, y me metí en lo que llamaban, la vuelta “más técnica”.

chocolate para todos!

Tenían razón, fue por las zonas de bañados, con barriales por todos lados, puentecitos de maderas (algunos medios podridos… ¡viva el cross! ¡qué divertido que es!) Cuando iba agarrándome de las cañas de los costados para no caer en el medio del barro, iba con varios chicos alrededor, y para cortar un poco el clima, mandé un chiste en voz alta y los muy guachos no solo me dejaron pagando sino que aprovecharon que medio me empatané en el “chocolate patrio” para pasarme y seguir corriendo. Pero bueno, yo estaba tratando de pasarla bien, ¡allá ellos!

A esta altura mis zapatillas pesaban el doble del barro que tenían pegado. Bordeamos por un sendero desde el cual se veía el Río, hermoso vista, lástima que había que seguir la carrera.

En esta vuelta, como si o si había que bajar el ritmo, pude “descansar” un poquito, y la terminé en casi 56, agarré de nuevo agua y los últimos 5km a la vista.

Fue el mismo recorrido que la primera vuelta y en un momento iba quejándome internamente de que me dolía todo y dije basta, vi tres chicas a lo lejos y me dije ¡allá voy! y fui nomás, pasé una, pasé otra, y pasé a las tres, jeje, que bien que me sentí. Seguí embalada, ya me daba cuenta que faltaba poco, se sentía la voz en off (me hizo acordar a los mupetts, cuando hablaba la voz y todos miraban para todos lados buscándola) así que seguí pasando a algunos más y ya no faltaba nada…

De lejos veo el arco, cuando lo paso, paro el crono y marcaba 1hs 19min 57seg, estaba Luis Migueles, que me soltó un bien flaquita y a lo lejos veo a Huguito Diaz (que obvio ya había terminado, 1:08 hizo él) y estaba repartiendo agua, fui desesperada a buscar una botella.

Finishers

Al final la sensación que me quedó es muy buena, salvo esos primeros 5km que me costaron un huevo (y la yema del otro).

Él circuito según el forerunner del “nero”, tenía 15.5km.

Salí 9na en mi categría (damas hasta 45 años) y en la general 80!

Estaba muerta de hambre, siempre me miran con cara rara cuando digo que apenas termino de entrenar o correr me muero de hambre, pero es así, que le voy a hacer. Asi que ya estando todos nos pusimos en la cola para agarrar nuestras hamburguesas y armamos un picnic sobre una lona que hizo aparecer Horacio, obvio que al solcito porque estaba medio picante el frio.

Después caminamos un poco hacia la playita y mateamos un rato en la arena (calentita), charla va charla viene se hicieron las cuatro y pico, asi que levantamos campamento y enfilamos para volver a Buenos Aires.

Estaba muertísima, el aire libre cansa mucho, pero llegué a casa y los dos enanos se me pegaron como lapas, asi que segunda carrera del día, esta vez para bañarlos, darles de comer y acostarlos!

28/5: me acaba de pasar esta fotito Horacio, y no quería dejar de ponerla…

Rocío, Yo, El “nero” Huguito Diaz, Horacio y Helen (que encabezó podio en su categoría)

impulsiva, yo?

Qué feo es quedarse esperando en el medio del frio. Hoy me pasó eso, llegué demasiado temprano a mi cita con las zapas, y me tuve que esperar 15 minutos, mejor dicho, 15 eternos minutos, mientras mis piecitos y todo lo que viene arriba se me congelaba… auch. Me maldije por no seguir mis instintos y meterme en el “Café Martinez”, pero pensé un segundo y pensé entre todo el lio de acomodarme, pedir y que traigan las cosas, no me va a dar el tiempo, salvo para mandarmelo a toda velocidad.

Ya aprendí, en época de “bajas temperaturas” así sean 5 minutos, infaltable un cafe (por diosss).

Menos mal, que éntré en calor masomenos rápido después. Hicimos series de 500 (2:08/2:06/2:06/2:03/2:01/2:01). A pesar de las series, seguia teniendo frio, se ve que me quedé destemplada.

Arreglamos con las chicas para el viernes ir al Cross de “las Tejas”, al final en vez de postas de 5, (para lo que había dicho que me anoten) hago los 15km, porque son medio como la gata flora mis amigas y dos se anotaron —de atolondradas que son— en “Fiestas Mayas” y bueh, no dan los números para las postas y vamos por los 15 nomás.

Yyyyy, acá viene lo mejor. Leí en el foro que ya se había abierto la inscripción de la Maratón de Buenos Aires, asi que … ya estoy inscripta! el 4 de noviembre si todo sale bien, estoy en Parque Roca esperando la largada!

Lástima que la mayoría de la banda trasocéanica ya tiene ocupado el 4 de noviembre con NY, porque si no ya les estaba diciendo que se vengan para acá!

Tango for Anita

No es una novedad que el tango está de moda, pero esta semana parecería que me anda atrás…
Por todos lados lo veo, lo siento. A mi me encanta, es más, cuando me da el tiempo, me escapo a la Viruta a tomar clases, pero muy de tanto en tanto me toca en suerte. Si hablamos de bailar, prefiero la milonga, es más divertida, mas movedengue…
Pero si el tema es escuchar, el tango me gusta más. Y de entre los tango, estoy enloquecida con el llamado “tango electrónico”. Muchos dirán “eso no es tango” yo lo disfruto sabiendo que es una variante o lo que sea, pero lo mejor, es que lo disfruto.

En la Viruta se escucha mucho el grupo “Narcotango“, que es la banda tanguera de Carlos Livedinsky, no me extrañaría de que muchos de los amiguetes que visitan mi blog lo conozcan, porque empezaron este año una gira por toda Europa.
Tenía pensado dejar algunos temas en el sidebar, pero como los pasé del cd, me quedaron como wma y ninguno de los reproductores que pululan por la red me los acepta. Asi que dejo un videito ¡mucho mejor! hasta con baile….

Y, ¿qué me cuentan?

Desde el jueves que no salgo a correr, me tomé franco, medio obligatorio, medio no. Demasiadas cosas entre manos y para que no me agarre el “estresaso” fui siguiendo dócilmente la corriente… Y no me llevó hacia las correrías, aunque lo bueno, fue que tanto sábado como domingo me llevó hacia unas siestas de aquellas que hacen historia.
———————————————————-
La foto es de shawn koppenhoefer.

Escuchá, olé, sentí, tocá, viví…

Acabo de sacar la torta de mandarinas que tenía en el horno, el olor inunda toda la casa, riquísimo…

La verdad que es un lujo hacer una torta casera en estos días, y no hablando de la parte monetaria precisamente, sino por juntar un poco de tiempo. Pero es algo que me fascina cocinar… y sobre todo cosas dulces. Esa alquimia que resulta de mezclar huevos, harina, avena, azucar, aceite y —en este caso— unas fragantes mandarinas criollas. La combinación ideal.

Aprendí a cocinar viendo a mi mamá y preguntándole a cada momento como era esto, como era aquello. Y luego comenzé a experimentar, y ahi vino lo mejor. Eso si que era arte culinaro…

Hay veces que pienso que no me va a alcanzar la vida par hacer todo lo que tengo en mente, de repente caigo en cuenta que hace tiempo que tengo mis pasteles tiza, mis lápices y mis carbonillas herrumbradas en su caja, que desde que nació Paula no agarro mis agujas de tejer, que hace dos años que tengo averiguado para comenzar el curso de andinismo, que.. que…

Que el tiempo es tan cruel con su voracidad que en un abrir y cerrar los ojos pasa la vida, y si no te apurás pasa el tren y te quedás mirando en el anden con la boca abierta y la palabra en la boca.

Hoy hice series, aunque por ahí me hubiera convenido hacer nuevamente trote chuavechito. Pero me sentí muy bien. Las hicimos con Rocío que estamos masomenos en la misma onda en cuanto a velocidades. Fueron lo que se dice piramidales, y sobre todo prolijitas. Primero una vuelta al lago grande (1.6km)

200 58 seg

200 57 seg

200 57 seg

300 1:08

400 1:33

500 1:58

500 1:58

400 1:32

300 1:13

200 43 seg

200 43 seg

Y para terminar, 1.6 km mas. Me encantan las series, es como una fantasía hecha realidad, por 200 mts, puedo creer que corro a 2.4 min x kilómetro…

Como decía antes, hay que estar atentos, que se siente el chucucu…

Renacer

Ayer martes salí a hacer seis kilometritos luego de mi carrera del domingo, tenía los cuádriceps medios durelis —agujetas que le dicen—. Super tranquilitos, las chicas hicieron cambios de ritmo pero yo los hice chuavechito, dando vueltas al óvalo. Paré en la cuarta vuelta para estirar, hice lo que pude, que los mosquitos comenzaron una carnicería con mi pobre osamenta (si, mosquitos en mayo, increíble). Ahí justo las enganché a las otras y me fui —huí— a dar la última vuelta y para el laburo.

Me hizo bárbaro. Ayer a la noche ya no tenía molestias en las piernas, porque cada escalera que tenía que subir o bajar… veía las estrellas…

Asi que de vuelta al ruedo, ya con planes para alguna próxima carrera imediata, no digo nada más, que me falta ultimar detalles, pero en junio, parece que se vienen las arenas….

Mi Primera Media Maratón – Rosario 2007

Si algo sentí está, mi primera media maratón, es compañía. Era como estar en un calidoscopio, multiplicada por mil.

Cada zancada que dí, me dió feclicidad. Fue una maravillosa experiencia.

Cuando estaba paradita esperando los minutos finales de la cuenta regresiva, sentí algo nuevo, diferente a lo que me había sucedido hasta el momento en las carreras que había vivido hasta hasta el momento.

Supongo que debe ser la sensación que tienen los actores, luego de haber ensayado la obra una y mil veces, y finalmente llega el día esperado del estreno. Se abre el telón, el cronómetro en cero, la largada…

El domingo amanecí en Rosario. Sonó el despertador del hotel a las siete (por suerte, porque como no me había dado mucha seguridad, me había puesto el celu por las dudas, pero con el detalle, que a las 10 de la mañana ¡!, sin comentarios) .

Comencé a tomarme una de las botellas de gatorade mientras me fui vistiendo. No tenía opción de que ponerme porque me había olvidado los shorts, asi que fui de calzas largas. Cuando me iba a poner las medias, me doy cuenta que no tenia vaselina ¡diosss, qué cabeza! Menos mal que en Baires me había dado cuenta a tiempo de que estaba guardando dos zapatillas de diferente par, y lo solucioné rápido, sino, hubiera tenido que correr con zapas diferentes, porque, que corría, corría como sea.

En el desayuno tenía el estómago cerrado, pero me obligué a comer y charlando con Carra (forista del km) y su novia me fui tranquilizando y terminé con casi todo.
Cuando llegó el momento de retirar el dorsal —momento archi temido por mi—, se cumplió mi mas nefasta fantasía, era un lío. Por suerte luego de esperar un montón, yo tuve la suerte que me lo dieron sin problemas, y huí despavorida de ahí.
El día estaba frio y nublado, pero tenía la firme esperanza de que iba a salir el sol. Y así fue, al rato las nubes dejaron pasar a un radiante y hermoso día. Asi que me animé a sacarme la camperita y quedé en remer, dejé todo en el guardaropas y justo anuncian que la largada se retrazaba hasta las 9:30 hs. Pero no me volvñi a abrigar, me quedé así, a lo guapa.
Calenté un poco pero cuando me di cuenta ya se estaba juntando gente en el cajón de salida, asi que marché para allá. Con el tumulto de gente ya no hacía frio y luego de darnos las respectivas “suertes” con los chicos del foro que andaban por ahi, veo que faltan TRES minutos, asi que me avoqué a mi. Pensé en mi familia, en mis seres queridos, en mis amigos y compañeros, en todos los que me ayudaron y apoyaron, en mi estrella de la suerte… 3… 2… 1…

¡Comenzó la fiesta!

La salida fue prolija, y me sentía bárbara de piernas. El km 1 lo pasé a 4:50, ahí justo empezó un poco de empedrado y casi todos nos subimos a la vereda hasta que terminó unos ¿200? mts después. Seguimos por la costanera, pasamos por el Monumento a la Bandera, —hermoso el recorrido, muy, muy lindo—. En 27 de abril había que doblar y volver por la otra calle del boulevard, era el km 6 y lo marqué en 27:57, me sentía bárbara. Al acercarme al km 8, vi el segundo puesto de hidratación, asi que abrí el primer gel y me lo mandé, cuando agarré el sachecito de agua fui intercalando hasta que lo terminé. Km 10, el crono da las 47:07 campanadas, seguía regia, no lo podía creer!

Por el km 11 un último puesto de agua antes de meternos en el viaducto, agarré una bolsita por más que no tenia ganas de tomar. En el tunel algunos gritaban y el eco se multiplicaba por mil, estuvo buenísimo, aparte que era como correr de noche…

Al pasar cerca de la largada, se sintió el aliento de la gente, sentí un ¡vamos ana! de Noforista (forista del kilómetro) y varios que me decían, vamos “chica”, vamos!

El km 16 los pasé en 1 hs 16 min, ahí agarré el otro gel que tenía guardado en el porta-celular, porque Diego me había dicho que me lo tome a la media hora del primero para evitar algín pico de hipo-glucemia, pero como no había agua a la vista, fui de a poquito poniendo en la boca, pero no debo haber tomado ni la tercera parte. Ya estábamos en el km17 (1hs 21) y se olía la meta. A pesar que justo era una zona descampada y había mucho viento, y para colmo estaba la subidita del puente, traté de no quedarme, ya sentía que me faltaba un poco de fuerza en las piernas, no estaba cansada, no, sentía que las gambitas chillaban un poquito.

Faltando menos de dos kilómetros —creo yo, porque no ví la marca del km— comencé a tratar de pasar gente, y así lo hice ¡qué placer! sobre todo porque la mayoría eran hombres, que miraban como diciendo… ¿y ésta, qué le pasa?
Doblé, y se veía a lo lejos la llegada, Felicísima de la vida crucé la meta. Tiempo oficial: 1 hs 42 min 20 seg. 8va en la categoría damas 35-39 años. Nº 448 en la general.

Lo que más rescato es que me sentí muy bien durante toda la carrera, disfruté cada segundo, cada zancada…

Llegando a meta, la cara de sufrimiento no estal, estaba dando el último esfuerzo para llegar.

Con los chicos del foro, Storm, Carra, Yo. Abajo: Paola, Aldito y Gretymay (Menos mal que no sacamos fotos de la comilona del “pasta party” de la noche anterior!!!)

Después de la carrera nos quedamos disfrutando de toda la post carrera, con fotos, podio de Storm, y charlas amenas.

Estaba “plena”, es la única palabra que se me ocurre para describir mi estado de ánimo. Después de una ducha caliente en el hotel, nos fuimos a comer por ahí con Lucio, estaba antojadísima de milanesas con puré. Luego de caminar una hora y media (sin darnos cuenta) finalmente entramos a un lugar a comer y ya se ve que el estado de exaltación había pasado y estaba realmente cansada, muerta es poco. Pero fue un fin de semana magnífico, disfruté de estar con mi bebote mayor paseando por todos lados y diviertiéndonos a lo loco.

Corolario:

Me costó mucho la última semana que hice descarga y carga de hidratos, de lunes a miércoles en la descarga sentí mucho la falta de ciertos alimentos, ahora entiendo a las personas que tienen que hacer dietas para adelgazar y se privan de cosas, porque fue algo que realmente sufrí mucho. Pero supongo que valió la pena, porque estaba con energía a full el día de la carrera.

El tomar los geles me ayudó un montón, en ningún momento sentí que menguaba mi energía. No lo viví como un boom de energia extra, sino como el mantenerme en iguales condiciones.

Algunas fotos mas acá.

Pisando la linea

Esta semana fue batante complicada, desde el lunes que el laburo me está dando más de un dolor de cabezas, parece que fuera como una prueba para ver como llego al domingo, pero no podrán conmigo las complicaciones.

Mañana es el cumple de Santu, mi endorfinita mediana, cumple 4 años. Cada vez que uno de mis hijos suma un año más, me vienen todos los recuerdo, todas las cosas vividas.
Hace 4 años estaba en reposo absoluto, mis embarazos siempre fueron complicados, así que me los pasaba reposo mediante, pero con Santu me caí en la calle e hizo que se me desatara antes el parto. Me acuerdo que, como habíamos contruido una habitación mas, y yo quería que esté pintada y los pintores no llegaban con el tiempo, Diego se había puesto en la amena taerilla, y era el domingo (el día que nació) y yo había roto bolsa y no le había dicho nada a él, porque sabía que iba a largar todo y no iba a terminar de pintar. ¡Qué inconciente! Ese día a las cinco de la tarde llegué a la clínica que me partían de dolor las contracciones. Obvio que se enteró después toda la historia completa, ¡me mataba!

Esta foto de Santi lo capta en su mejor expresion, en movimiento constante, como está siempre.


Pero bueno, si algo bueno tiene esta semana es esto, que me tuvo organizando su party en todo momento, a cada uno que llamaba a casa le contaba que su fiesta iba ser de Súpemannn, y que de regalo quería una moto de los paueddenged azul.

No se si les pasará a todos los que tienen hijos, pero cuando veo a los tres no puedo creer que sean míos, que tengo TRES hijos, yo me quedé en el tiempo…

Pero bueno, éste será mi último post antes de irme pa Rosario, me voy con Lucio, mi hijo mayor, que nació cuando vivía allá. Y es la razón por la que me decidí a hacer mi debut en esa ciudad, creo que durante la carrera paso por la Sanatorio donde nació, ojalá, pero igualmente cada rinconcito me va a traer mil recuerdo, mil…

Con respecto a la porra, o timba o como quieran llamarle, ahí queda en el sitio de honor por si alguien quiere cambiar algo o alguno nuevo se decide a arriesgar. ¿El premio? Primero que nada, va a quedar en sitio de honor por un mes por lo menos, que hay que tener “orto” para acertar… Y despues, varía según cada uno, se que Carlos quería ver la foto completa de mis ojos (la del nik), Merak una cervecita en la patagonia (no pago viáticos, jeje) varios se tentaron con lo alfajores….

La tarea está hecha. Seré una mas entre los dos mil que corramos este domingo, pero igualmente, siento que corro con una banda particular. A todos, mucha gracias por el aliento de estas 13 semanas de entrenamiento, y bueno, me voy a entrar en calor….

PD: Suerte a los que corren este sábado los 101 km de Ronda (Jaime, Plum, Runner y su equipo) y a Syl que andará en La maratón y media desde Castellón al Penyagolosa.

PD2: Me cuidan el boliche hasta el lunes, eh!!!

Actualizaciones:

• Cambié el tema de musica, lo puse a Fito, pasé por el blog de Horacio y fue como un flash, este es el tema de este finde…

• Acabo de entrar al blog del Mostruo de Leganes y me sorprendió encontrarme ahí. Muchas gracias Javier!

Comiéndome los codos

Así estoy, en el compás de espera, que si fuera contorsionista de seguro que me los comería, asi que menos mal que no lo soy, no vaya a ser cosa que después ande con problemas de infecciones como algun bloguero madrileño….

Quiero que llegue YA el sábado, así por lo menos me subo al colectivo y recorro los casi 400 km que me separan de Rosario. Me busqué un hotel que me queda a pocas cuadras de la salida/llegada, asi no tengo problemas de movilidad y gano en tranquilidad.
Nunca me anoté en una carrera por internet, y el hecho de que no tengo ni el dorsal ni nada me tiene … ¡angustiada! … así que el día de la carrera voy a estar clavada como una estaca a las 7:45 para retirarlo, total después puedo volver al hotel y esperar un rato más, no digo a dormir, no vaya a ser cosa que me atrape Morfeo… (¿se imaginan?).

Hoy entrené, muuuucho frío por acá, se vienen los guantes, el buff, las calzas largas a morir y por qué no un gorrito. Llegué a pensar en algún momento que se me caían las manos, las tenía tan congeladas que no las sentía.