Renacer

Ayer martes salí a hacer seis kilometritos luego de mi carrera del domingo, tenía los cuádriceps medios durelis —agujetas que le dicen—. Super tranquilitos, las chicas hicieron cambios de ritmo pero yo los hice chuavechito, dando vueltas al óvalo. Paré en la cuarta vuelta para estirar, hice lo que pude, que los mosquitos comenzaron una carnicería con mi pobre osamenta (si, mosquitos en mayo, increíble). Ahí justo las enganché a las otras y me fui —huí— a dar la última vuelta y para el laburo.

Me hizo bárbaro. Ayer a la noche ya no tenía molestias en las piernas, porque cada escalera que tenía que subir o bajar… veía las estrellas…

Asi que de vuelta al ruedo, ya con planes para alguna próxima carrera imediata, no digo nada más, que me falta ultimar detalles, pero en junio, parece que se vienen las arenas….