Magia

Siento la dualidad que me gobierna, me invade ¿Todos se sentirán así? Dominados por corrientes encontradas.

Un momento sostengo la espada de Juana de Arco, atravieso ríos luchando contra gigantes dragones. Otro, me invade la malancolía de dejarme llevar por el letargo insidioso de la desidia y el desamor.

Despierta el ruido del mar. Soy una sirena montada en una piedra. Estática. Ee viento me pega en la cara, las ráfagas hielan mi cara. El salitre húmedo resbala en mis escamas. Mi cabello enloquece, se agita y ríe descarado ante mi desconcierto.Tiemblo, me castañean los dientes.

—¡Mami! ¡mami!

Miro sin ver. Ahora si, veo. La realidad me invade, son las ocho de la noche y la princesa se convirtió en calabaza. Los dragones y las sirenas se esfumaron con su magia. Miro la pared, y pienso… hoy tampoco fui a correr.

.
.
.
(la foto la encontré por google)