Gemelos en acción

Este domingo, tengo los 10km de “Antonio Silio”, carrera para la cual me anoté hace pila, creo que cuando recién abrió la inscripción. El tema de anotarse con tanta anticipación, es que uno no sabe como va a estar en el momento en cuestión.

Tengo ilusión de acercarme a los 45 min. En la media de Rosario, pasé los 10 en 47 minutos, y se supone que venía cuidándome porque tenía 11 km por delante, entonces pienso, que sería factible ponerme eso como objetivo.
En fin, el tema, es que el sábado jugando con los chicos, hice un mal movimiento y mi gemelo derecho volvió a la carga. Igual, no creo que sea grave, desde la fatídica carrera del Hipódromo, donde se me acalambró mal el gemelo, siempre me quedó un residuito ahí, pero nada grave, alguna vez en que ando que se me vuelan las chapas, lo siento un par de segundos.

Ayer, después de los 10k de RBK (que fuí a ver, no a correr) nos fuimos para la reserva para hacer un fondito, debo reconocer, que ni a mini mini fondo llegó porque no llegamos ni 10 km. Pero bueno, eso no es lo importante, lo que quería contar, es que en algunos momentos, me hablaba, me saludaba el gemelo en cuestión. Poquito, casi un susurro.
Voy a prender una vela para que me deje en paz.

Hoy amanecí bien, bah, él amaneció bien, que es el que importa. Pero me encantaría poder correr bien el domingo ¿podré?
Eso si, me acabo de dar cuenta hace un par horas, que es una carrera de dos vueltas ¡me quiero matar! con lo que odio pasar dos veces por el mismo lugar… Pero bueno, no queda otra.

La suerte es que, si logramos encontrarnos en la largada, voy a ir con varios chicos del foro que buscan el mismo objetivo que yo, asi que por ahí, hacemos valer aquella frase de “La unión hace la fuerza”… veremos.

(Esto no forma parte de una escusa del “Corredor Zanatero” eh? que si no puedo hacerlo, soy entermente responsable porque no pude y ¡punto!)