Sobre lunas, estrellas y flores

La pequeña niña vivía envuelta en su melaconlía y sus ensoñaciones. Tiempo atrás, había estado conversado con la luna, pero ella, hermosa y radiante, rubia y perfecta, no había sabido apreciar su dulzura, su dedicación, su ilusión de amar y ser amada.

Estando así, sumida en un letargo de soledad, surcó el cielo una solitaria estrella fugaz. Desde el primer momento que la vió, supo que sería “su” estrella. La llamó a gritos y sin darse cuenta, ella vino con su fragante cola a posarse a su lado diciéndole, “hace mucho tiempo que te veo, esperaba ansiosa el momento que me descubras”, y la llevó a conocer lugares lejanos, músicas desconocidas, poesías etéreas ¡qué felicidad! Era como haber conocido a su alma gemela. Asi pasaron los días y llegaron a ser meses, y la felicidad que embargaba a ambos era inmensa, a tal punto de sentir que estaban hechos el uno para el otro.

Pero la realidad se posó en medio de ellos como un cachetazo, y los dejó mudos y tristes. La estrella no pertenecía a su mundo, y no podían seguir prolongando un final inevitable, tenía que seguir su viaje. Llegó un día, que mientras dormía la niña en su regazo, la dejó caer suavemente, mirándola con ojos tristes, anhelando los días de felicidad que habían compartido. Ella no pudo hacer nada, dormida como estaba, simplemente cayó dulcemente.

Al despertar, un aroma increíble la envolvió. Estaba acostada en una cama natural de flores, jazmines y nardos impregnaban su pequeña nariz. Pero estaba sola. Buscó desperada a su estrella favorita, y no la vió por ningún lado. Las lágrimas comenzaron a rodar irremediablemente, y la tristeza envolvió su alma.

Así quedó largo rato, sin sentir, que el sol asomaba por el horizonte y comenzaba a calentar el aire. Miró las flores que la rodeaban, y se dió cuenta que la estaban acariciando sutilmente, tratando de alguna manera, de contener su dolor.

Pasó el tiempo, y como todo, comenzó a cicatrizar la herida que sentía. Cada vez que miraba el cielo, desde su nuevo lugar favorito, junto a los jazmines y los nardos, recordaba a su vieja amiga y hasta alguna vez, le pareció escuchar un susurro en su oído: “siempre estaré con vos, mi niña” que tranquilizaba su alma.

© la gurisa

—————————————–

Si si, algo tengo que hacer mientras no corro….
Anuncios

28 Responses to Sobre lunas, estrellas y flores

  1. anita says:

    También podría haber escrito de mi fin de semana a pleno con mis hijos, entre plazas, areneros, toboganes y risas con ello. Pero bueno, eso me lo guardo para mi!!

  2. Perro says:

    Hola Anita!

    Supongo que como todo cuento, tiene una moraleja, no se verdad? y si me pongo a pensar un poco, hasta se podría decir que a pesar de la tristeza que siento que tiene la pequeña historia, deja un mensaje bastante esperanzador, porque en definitva, encontró una amistad mas en las flores.

    Muy dulce, muy dulce.

    Un besito para vos

  3. akuanauta says:

    ooooooooo que pena, se me han puesto los pelos de punta

  4. Perro says:

    Me había olvidado de preguntarte por tu pie! bien? que me parece que de el depende tu estado de animo..

    (me tomé el atrevimiento de mandarte un mail, por algo que se me ocurrió leyendo tu post)

    besito

  5. Correoradelamuerte says:

    Por el penúltimo párrafo veo que la niña era lista 🙂

    (Cambiando de tema, ¿sabes que estamos aprendiendo a reconocerte en cualquier circunstancia? Ésto de tú en las fotos es como un “busca a Wally” 😉
    Besote

  6. merak says:

    una caracteríastica de los cuerpos celestes es su luz… en realidad no vemos lo que son, sino lo que fueron. no basta con mirar a las estrellas.
    seguro que desde ese sitio de jazmines seguirás mirándolas, hay millones de millones.
    besos

  7. Waiting for Godot says:

    Qué bonito Anita 🙂 Besos.

  8. Carlos says:

    Muy bonito Ana.

    Lo interpreto como una alegoría de la madurez, de cómo nuestros sueños de infancia, representados por la estrella de tu cuento, tarde o temprano se desvanecen, (aunque nos susurren al oído de cuando en cuando), y descubrimos otros, tus jazmines y nardos, más tangibles y “reales”.

    Me ha gustado mucho.

    Besos. 😉 🙂

  9. ariel says:

    hola anita!! que lindo cuento, me gusto mucho, muy bueno!! pregunta? dejame, lo escribiste vos?

  10. Anonymous says:

    Hola Anita, yo estoy dormido a estas horas en Madrid, en mi puesto de trabajo …. que sueño …. ya llevo dos dias y aun me aferro a mis vacaciones, que paz, que tranquilidad, que bonito …. pero para tener vacaciones hay que trabajar, no existe una sin la otra. Lo malo es que tambien estoy de vacaciones por lesiones. Mi gemelo izq. y mi piramidal drch. Asi que me tome este ultimo mes y medio con calma para recuperarme bien. Bueno, ya sabes, mal de muchos, consuelo de tontos. Animo, todo se curra y todo se arregla, menos la muerte, y ésta que se espere.
    Un abrazo
    Malmi

  11. Barney says:

    ¡Que lindo Anita! y está lleno de significados preciosos sobre lo que es la vida. Pero me ha emocionado mucho porque para explicarle a Robertito, con sus casi 4 años, donde está la “abuelita Isabel”, mi madre, le cuento una historia parecida: Le hablo de una estrellita del cielo, cargada de magia, que por las noches le arropa, le da besitos y que le protege de muchas cosas malas. A él le encanta y cuando viaja en coche, elige la estrella más luminosa y dice emocionadísimo: “Papale, la abuelita Isabel nos sigue” Y por las noches le manda un besito. Incluso una noche, que perdió un juguete, le dije que lo pidiera a la abuelita con los ojos cerrados ,desde la terraza de casa, con sus ojitos cerrados y las manos abiertas… cuando cayó el juguete en sus manos “desde el cielo”, el pobre casi le da un infarto de la emoción.
    Besitos. ¡Que bien escribes!

  12. Pablo says:

    Acá en el hemisferio Norte, en torno al día de San Lorenzo (el 10 de agosto), llora éste lágrimas en forma de estrellas fugaces, las Perseidas. Este año organizamos una expedición para ir a verlas la noche más propicia, pero al llegar… estaba nublado. ¿Cuántos deseos impostergables se perderían aquella noche?

  13. BERNAT TERESA says:

    decidido.

    SR. MERAK, SRA ANITA: Os invito a Barcelona, a mi casa y os prometo dos cosas: una buena cena y un buen vino. Me sentare a vuestro lado, con papel y lapiz, que sera lo unico que utilizare en toda la noche, y me dedicare a escribir lo que decis. Maestros, que sos unos maestros!!!!!

  14. Florencio says:

    Hermoso!

  15. merak says:

    bernat… tu estas loco!! escribir lo que digamos… si yo a la cuarta cerveza ya no sé lo que digo!!! aunque por una cena… pufff… no me tientes
    gracias

  16. maria says:

    Tu cuento, irradia algo muy dulce, a pesar de la tristeza que contiene. Lo mismo que te puso alguien por acá arriba, que siempre hay que guardar las esperanzas!

    besitos

  17. nando75 says:

    Animo Ana es solo una mala racha. Todo llega y se supera.

    Un beso

  18. anita says:

    Bueeeno, cuantas cosas que inspiro mi pequeño cuentito… ¡qué lindo!

    Es increible como cada persona según su historia escribe un pedacito mas …. GRACIAS! Perro, Akua (¿volvieorn a la normalidad los pelos?), Correora (wally! jaja, ¿tengo que dejar de poner tanta foto, no?), Waiting, Carlos, Ariel (SI, “Dejame” lo escribi yo!! ¿por qué?), Malmi (parece que todo andamos cagaos… ¡que te mejores!), barney (pobre roberito!!!,)Pablo (sos un libro abierto! que bueno lo la Perseida… lo que me pierdo por vivir en el sur…) Bernat (Yo por mi encantada, que Barcelona es mi ciudad favorita para conocer, eso si, lo mismo que Merak, después de un tinto, lo único: garabatos… :), María y Nando (¡otro que termina sus vacaciones!

    Besos… y mil gracias por tan lindas palabras de todos!

  19. anita says:

    Me olvidaba, algunos me preguntaron por mi pie, parece qeu bien, ayer bici y sin problemas, desde el martes que no corro, pero ayer no pude ir al medico, tenía que primero solucionar problemas del trabajo y se me hizo tarde. Peor bien (creo)

  20. Percho says:

    Hermoso relato. Gran detalle
    Yo lo asocié con varios recuerdos

    Gracias por compartirlo.
    Que te mejorés del pie y vuelvas a correr (despacito eh?)

  21. mariana says:

    ¡amiga! que bueno que está lo que escibiste. lunas estrellas y flores… mmmmm.
    mejor no pongo la interpretacion que te conozco demasiado!

  22. irishdecai says:

    Vas a tener que dejar de corre mas tiempo jeje. Ummmm, el jazmin es mi olor favorito.

  23. anita says:

    Gracias PERCHO! el pie bastaaante bien!

    Mariana, si… mejor no aclares que oscurece…

    IRISH, MALOOOOO ¡¿cómo que deje de correr?????? noooo

  24. Gil Mtz says:

    SOLO PASO A SALUDAR A UNA MUJER FUERTE DE ARGENTINA….

    SONRIE!!!

  25. Correoradelamuerte says:

    ¡Que no, que no, Anita. No dejes de poner fotos! Yo es que sólo tengo una foto corriendo y también salgo como corpúsculo irreconocible; pero yo sé que soy yo…
    Besín

  26. anita says:

    Hola GIL! tanto tiempo… siempre vos con una sonrisa!

    CORREORA, bueeeeno… jaja, el domingo va a haber mas fotos que ando de carrera de nuevo..

  27. EUCHY says:

    Ay ANITA;

    Solo diré que me has recordado una canción de la oreja de van gogh que se llama “cuantos cuentos cuento”

    En fin.. te quedó lindo 😦

  28. anita says:

    che! siempre me decis que te hace acordar a algo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: