La felicidad es esto

El título que lleva este post, salió de la boca de mi madre este fin de semana maravilloso que pasé y que está por terminar en un par de horas. Un fin de semana que comenzó el viernes, que disfruté a pleno con toda mi gente querida y que me llenó de alegría.

Recién me miré al espejo, y mas allá de que tengo la cara atomatada de tanto solcito primaveral que devoré en estos días, el brillo en mis ojos no logra evitar escapar para quien quiera que lo vea.

Estábamos sentadas al sol, tres generaciones de mujeres de la familia, conversando de cualquier cosa, pero disfrutando de ese hermoso día que estábamos pasando. Mis hijos y mis sobrinos daban vueltas por todos lados felices. Paulita de repente hace unas mosrisquetas, se ríe y nos mira con ojitos pícaros… Y mi madre, en un exabrupto, con los brazos abiertos dice:¡la felicidad es esto!

Cuánta razón le doy.

Las pequeñas cosas, son las que nos llenan, la sonrisa de los pequeños y el festejar la vida, nos dan fuerzas. No lo perdamos de vista.