Dilema shakespeariano

Ya queda poco mas de un mes para la Maratón de Buenos Aires, y no logro salir mas de dos días por semana, por lo menos así fue éstas dos últimas. Tres días con toda la furia en las anteriores.
Veo a los demás que están preparándose para esta carrera, que están metiendo hasta 108km semanales! y a mi se caen las medias…
Tenía muchas ganas de prepararme bien, para poder correrla bien. Pero todo no puedo, por más que abra mis brazos, no llegan a abarcar todo lo que quiero hacer. Asi que tengo decidido ver un tiempito antes como estoy, y así decidir que hago. Correrla o no correrla, ese es el dilema. Lo que menos quiero, es estrolarme contra el famoso muro, pero como siga asi…

Esta semana hice:
-El martes, 8km en 45 min.
-Hoy, hice 6.23km (36min) + 6×1.000 (entre 4:30/4:38) R1:30’ (+o-) + 2.83 km en 14 min (4:57 el km). Las últimas dos pasadas, me costaron un huevo, pero paradógicamente, fueron las mejores…”cosa-e-mandinga“.

Se hacen duros los miles. Pensar que si sigo con el plan, hay un momento que me tocan series de 2.000.

Y completaría la semana con la media maratón que tengo el domingo, ahí tengo asegurado 21km. Me gustaría mantenerme entre 5 y 5:10, pero no se si me va a dar el cuero. Por si acaso, pinta que a pesar de ser una carrera de calle, va a tener bastante lindo paisaje para ver, si no logro dar con el ritmo…

Mi madre tiene una frase que suele decir, o mejor dicho, solía decir… “mas se perdió en la guerra”… jajaja