Recomenzando

¿Con miedo yo? ¿Pánico? Quién lo hubiera dicho… Así quedé después de MBA, tenía como “un vago temor a no se qué” cuando pensaba en salir a correr.
Eso fueron las dos primeras semanas, después fue solamente, que no lograba reunir mis ganas con algún hueco.

El vienes pasado, finalmente salí a entrenar, era solamente para ver como andaba. Hice 11.6 km en bastante tiempo. Y no puedo decir que la palabra “disfrutar” sea la descripción exacta para lo que sentí. Me dolió todo, y cuando digo todo, es todo. Y no solo ahí, después durante todo el día, siguieron diciéndome de todo mis pobres músculos, está bien que habían pasado 20 días sin hacer nada, apenas un par de veces al gym.

Pero ante esto, hoy salí de nuevo, con cierto temor a que todo mi estado se haya ido al cuerno. Pero desde el minutos “0” me sentí bien, y esto me hizo sentir aliviada. Que quedan tres meses para el Cruce de los Andes, y como que no puedo “ahora” quedarme “parada”. Asi que los 11 km los hice a buen ritmo (de fondo) pero con muchas esperanzas de recuperarme bien y poder empezar a entrenar a full para la próxima aventura.

Ya estamos ultimando detalles y sin que nos demos cuenta, vamos a estar camino a Bariloche… ¡pilas pilas pilas! (esto es para mi, que mi coequiper anda enchufadísimo)

Minutos después de BA..

Así quedé minutos después de terminar BA… para que no digan, que me resultó facil ni nada por el estilo… ¡dejé todo! jaaa

Foto: © bobroadrunneresponja

una velita

Estos días, recordando que hace un año que comencé a escribir en este sitio, me preguntaba que me había dado…
sueños 1eros 21km aventuras 1eros 42km muchos km risas amigos sueños cumplidos metas alcanzadas golpes música latidos del corazón merak compañero para mi gran aventura 51.000 visitas miles de lecturas entretenidas diálogos de locos enseñanzas consejos dolores de cabeza

¡1er año de mi blog!
*

MARATONISTA

Crónica de “mi”
Maratón de Buenos Aires.

Viernes a la noche… vuelvo de la Expo BA, con mi chip sin saber si la corro o no, y Paula tiene el alta médica… ¡nos vamos a casa!

Venía de 15 días de casi no dormir y esa noche logré dormir casi seis horas seguidas, y después 3 más, medio entrecortadas, mas la siesta… no me alcanzó el día para dormir!

El día amaneció inusalmente frío para un noviembre bonaerense, es evidente que el “de arriba” estaba con nosotros… Cuando fuí en busca del micro que me llevaría a la largada, todavía no amanecía. Y en la oscuridad, vi en uno a Zanetti y a Fertz, emponchados y listos para comerse los 42km…
Me había llevado un buzo “descartable” para ponerme hasta la salida, pero el sol, ya cerca de la hora “D” había calentado el ambiente y dejé todo en el guardarropas.
El clima de la gente era alucinante, los olores a las diferentes cremas deportivas, la excitación de todos, la variedad de idiomas que se escuchaban…
Saludé a muchísimos conocidos de las carreras, del foro; conocí a otro tanto y no se como pero se hicieron casi las 7:30 asi que nos separamos con Fransisco José, yo para el “corral” de las cuatro horas y el para “seguir charlando con la gente al fondo”.

¿Estaba nerviosa? si, un poco, pero me sentía agradecida de poder estar ahí. Es como que no me lo creía todavía y sin darme cuenta, escucho el countdown y ¡largamos! De apoco me fui acomodando, me sentía rara saliendo así… despacito… Pero estaba feliz.
Al poco tiempo, se cruza Chuzito, nos saludamos y al ir charlando nos fuimos acomodando, y sin darnos cuenta, seguimos tirando juntos. El famoso tramo de la autopista, tan temido por todos, resultó de lo mas normal, está bien que íbamos a 5:40 promedio, pero lo disfruté un montón. Tomé agua en cada puesto y paré en cada puesto de gatorade a tomar del vasito. O sea, cada 2.5km me hidraté a conciencia.

Me asombró ver gente que antes del km 5 ya tenía que hacer paradas técnicas, es mas, hubo algunos que antes del 2!
El día se había convertido en un culto al maratonista, un sol radiante para que no haga frío, pero un leve “fescor” para que no pedeciéramos el clima común de cualquier 4 de noviembre acá. ¡Cuánta gente! ¡Cuantas historias! Ahi en la 25 de mayo, se iba mas en patota… Se escuchaban las conversaciones de los otros, como lo estaban viviendo, era re lindo…
Me sentía tan bien… Un par de veces hablamos con Chuzito de la tentación de meterle pata, pero el cagazo fue más fuerte y nos mantuvimos ahi. Al bajar para “la” 9 de julio, el empujón y el vientito, hizo que marcáramos un 5:33 si no recuerdo mal. Había una comparsa animando a los corredores. Mas adelante un bombero mojaba a los que quería, yo me dije gracias escapando para un costado (que tanto calor no tenía). Había grupos de familiares y amigos de corredores dando a su apoyo a todo el que pasaba.

Chuzito, yo y Miguel

Seguimos hasta Diagonal Norte (o era la SUR?) para agarrar la Plaza de Mayo y la Casa Rosada, escuchando un grupo de Tango que la organización había posicionado por ahi… se acercaba el km 17 y estaba entera! Ahí ya se nos había unido MGRIFFA, que salió de la nada diciéndome “¿no era que salias del corral de 4?” Siii le digo, salí de ahí… !!!!

Agarramos por Paseo Colón y de repente me pasa algo que no podía creer (me acordé de vos, Slowpepe) ¡se me desató la zapatilla! casi llegando a Parque Lezama me tuve que para a atarme los cordones… apuré el paso después para alcanzar a mis compañeros de ruta y seguimos camino para la cancha de Boca.

No iba mirando el tiempo, solo marcaba los parciales para ver el ritmo que iba, faltaba poco para la media y estaba bien, entera y con ganas de más. Se me ocurre parar en el baño en el 20, mala idea, tuve que esperar a que se desocupe y cuando salí no pude alcanzar mas a los chicos. El km 22 lo pasé a 5:22 por apurarme y por suerte había alguna neurona por ahi funcionando y bajé a mi 5:40. Andábamos por el puerto, y alguno de algún barco estaba tocando a full la bocina a cada rato, festejándonos el pasar.

Llegamos a la costanera. Había un retome, y ví varios foristas entre los que corrían y los que alentaban. ¡Era una fiesta! Veo a lo lejos el km 30, que tenía un arco y había promotoras que te daban un gel, me vino bárbaro porque era de la misma marca que habia comprado yo, que desconocía hasta el momento que la compré el día anterior, pero me había caido bien, IronGel, jaja, lo único Iron que puedo tener por ahora…

Al poco tiempo de pasar, aparece de la nada de nuevo Miguel (MGRIFFA) y de ahí, seguimos juntos. En esos momentos me estaba costando, el 31 lo pasé en 6:10, el 32 a 6:11, el 33 a 6:29, en el 34 me esforcé un poco, y salió en 6:13, no sirvió de nada, el 35 cayó en 6:24, el 36 en 6:34, el 38 fue la debacle, 6:42… pensaba que peor no podía estar, me dolían las piernas, las rodillas. Miguel me decía de que formabamos parte de una religión de la autoflagelación y yo casi ni tenía fuerzas para responder, veníamo divagando maaaaal. Se veían “cadaveres” a diestra y siniestra, pero la verdad, que no pasaba por mi cabeza dejar las cosas ahí…

Me ardían las axilas, como me iba a imaginar eso, nunca me había pasado, asi que vaselina no me había puesto, era el complemento que me faltaba…

En algún momento de los treintaypico, me dice… si querés tirar mas fuerte andá eh… (jaja pensaba yo, ¿¡mas fuerte?! ¿¿Como??) Pasando Ciudad Universitaria logré un ritmo que me permitió seguir, a veces Miguel se rezagaba y me alcanzaba, me daba vuelta y estaba ahí. Ya para el 41 no podía ni darme vuelta, lo veo a ESTEBITA que no me veía… VIV lo codeaba y me señalaba y el salame no me veía… hasta que me vió! Yo lo había buscado en el 35, pero no estaba, asi que me alegró un montón verlo ahí.

Al doblar para el Parque de los Niños, sentía que me moría en cualquier momento, es una recta laaaarga, que en ese momento se me antojó interminable. En eso aparece IronGirl, se me pone a la par dándome ánimo y corriendo conmigo esos últimos 500 metros, ¡hasta creo que subí la velocidad a mi pesar!

Con Paula por la recta interminable

Me daba la sensación que iba en cámara lenta, en eso Paula me dice “cuando doblás, faltan 200 metros y ya ves la meta!” ¿Cuándo? ¿Dónde? Doblamos y veo el reloj difuso, la gente que gritaba !vamos! ¡ya llegás! ¡ya la tenés! y… LLEGUÉ!!!! miré de repente el reloj y vi un 4:16 o 4:17 pero no me importaba en ese momento, había cruzado la meta corriendo los 42km y me sentía exausta pero feliz.

Llegando

Un paramédico me agarra la mano y me dice “estás fría, te bajó la presión” pero no le dí bola, seguí caminando como pude, me fueron dando líquidos que acumulé en mis manos sin prestar demasiada atención, necesitaba descansar… Intenté buscar las cosas del guardarropas pero era un caos, y me dije “ni en pedo” vuelvo después, en otra vida…

Continué caminando, me encontré con amigos del foro, charlé un rato, pero necesitaba descansar en paz, cerrar los ojos y dormir todo lo que no había dormido en estos 15 días… Me fuí al pasto y mientras elongaba algo ¡me quedé dormida! No se cuánto tiempo fue, el suficiente para que haya casi terminado todo, fui a la carpa de masajes y ví llegar al último, en 6horas 2 minutos si mal no recuerdo, y al ratito, llegó el “Coche escoba” con los que no habían podido terminar, fue re triste ese momento… muchos lloraban o tenía cara de frustración.

La pobre masajista ya estaba harta, cuando terminó conmigo me dice “pensé que eras la última, no doy mas” y ya tenía otro esperando…

Lo tragicómico del asunto, es que cuando quise enfilar para casa, había que hacer mil cuadras hasta la avenida Libertador, me acompañó un amigo que me hacía de muleta en cada cordón para que pueda bajar porque las piernas eran una maraña de dolores. Y nunca conseguí un taxi, fuimos caminando y cuando finalmente vemos un taxi, quedaban 5 cuadras… Seguí caminando como si fuera discapacitada y al llegar a casa Lucio me tuvo que ayudar a subir las escaleras de casa…

Hoy me siento un poco mejor, aunque Santu me dijo en un momento : “Mami, voz necesiitás un palo pada caminar” mueriendose de risa… En fin.

Finalmente hoy me enteré que fueron 4hs12min48seg según la foto que me sacó Emilio de adorocorrer.com.ar. Pero importa que pude terminar, luego de mil peripecias para entrenar y todo lo que pasó…. ¡LLEGUÉ!

Podría contar mil anécdotas, pero la verdad… sigo cansadísima. Y con la dormida al sol, me insolé y estuve con un poco de fiebre a la tarde… Hoy me siento super satisfecha, en la próxima entrenaré bien, y buscaré marca, ahora estoy chocha con lo que hice!

(En el picasa hay fotitos del recorrido… )