Buenas y malas, yin y yan

Mi mea culpa, es que hay que saber para a tiempo. Estaba hecha trizas, y seguí trabajando y entrenando como si nada, pasaba la noche con fiebre y me levantaba, iba a entrenar y después a trabajar como si nada. Así fue como devino en una infección respiratoria que ya por suerte está controlada luego de descansar 4 días y tomar antibióticos.

Aprendí la lección ya. Y ayer salí, aunque bueno, no estaba DIEZZZ puntos, me queda un poco de tos residual, pero cada día me siento mejor. YA SIENTO EL SABOR DE LAS COMIDAS! Que desde hace 10 días era una incógnita para mi sentido del gusto, era como comer en sobrecitos comida de astronauta. Bueno, por lo menos me daba cuenta de las texturas…

Ya salió la carta 2 del Cruce de los Andes, y por lo que deja entreveer, el primer y el último van a ser los más duros. También me deja una oleada de nervios el leer todo el cronograma de cosas! Por ejemplo, los primeros 400 corredores que lleguen, van a poder tomar el barco de vuelta a la siesta. Los demas, recién a la tardecita… bah, cuando llegue el último equipo… ¿En que barco volveremos nosotros? Parece un problema matemático de los que te ponían en el colegio…

Es duro entrenar, ayer corrí y después me metí en el gym. Gracias a la nueva presidenta (mal que me pese) ayer tuvimos asueto laboral, pero los días que tengo seguidilla entreno-laburo-chicos-casa-cena-etc voy a quedar molida. Todo sea por mis ganas de cumplir este sueño que tengo. Lo bueno, es que en uno de los trabajos, el que es en el Gran Buenos Aires, en diciembre trabajamos hasta la una del mediodía, lo que me libera tres horas para entrenar sin culpa y sin dejar de lado otras cosas, y mi conciencia está mas tranquila!

En lo inmediato, este domingo, hago mi última carrera del año, la última fecha del Circuito Cross Kende. Esta vez, hago equipo con Estebita! y veremos de pelear los últimos puestos! jaja, entre mi post enfermedad y que el recupera de una lumbagia, tendríamos que haberle puesto de nombre “los cachuchos”… ¡A la aventura!
La foto, es del Rio Manso, lugar del primer campamento