Orientándome II

El sábado estuve sumergida en una Clínica de Navegación terrestre, realizada por el Guri Aznares, organizador de La Misión.

Yo me había ido con mi brújula de base transparente como recomendaban, mis “marcadoritos” resaltadores para marcar los mapas y ya en la primera de cambio, cuando hay que marcar “rumbo 170º” mi brújula marca cualquiera… no andaba bien.. Mal augurio pensé. Pero tengo testigos que era que la brújula estaba mal y no yo.

Para empezar nos mostró un video de Villa Pehuenia, lugar donde se va a hacer la carrera, y los ojitos se nos abrieron a todos de una forma increíble, el lugar es hermosísimo y te daba ganas de salir ya para allá.

Nos introdujo en el tema de la orientación, vimos que era cada cosa, y con un par de mapas topográficos de la zona empezamos a jugar a orientarnos. Marcábamos los ríos, las cumbres, él intentaba que comprendiéramos la tridimensionalidad del mapa, y era increíble como cuando la cabeza hacía el clik, se te abría un mundo, las montañas subían, veías los valles, los ríos… Reconozco que me capturó el tema, es apasionante.

Quedé tan enganchada, que a la noche, después de haber hecho mi aventura personal de pasar a buscar a los chicos por lo de mamá, bañarlos, darles de comer, acostarlos, y siendo las 10 de la noche, estaba ya en la cama, muerta de cansancio y mientras ponía el despertador en apagado-por-favor, veo hacía adelante, y comecé a ver filos, collados, vaguadas en mi cama:

Al final de la clínica, vino Gustavo Berisón y nos trajo preparadas dos mochilas tipo. Una para la gente que hace la carrera en 36 horas, casi sin dormir. Y otra como la que usaríamos todos los demás mortales, que por ahí usamos los tres días de tope que pone la organización. Era interesante ver, como una era la mitad de la otra. La de los mortales era una mochila de 35 lts + 5, que sin comida y agua pesaba 10kg. Y ahí el Gurí acotó algo, que es verdad, uno tiene que ver y planificar cual es la etrategia que va a hacer en la carrera, porque si es dormir cada noche, hay que tratar de llevar elementos para domir realmente, y no pijotear para llevar menos peso pero pasar frío. Es toda una ecuación casi matemática entre confortabilidad, volúmen y peso que hay que pensar. Igualmente mi espalda no creo que soporte mas de eso.

Esta semana cumplo un mes de haber empezado con la rutina de fortalecimiento, no se si noto algún cambio visible, pero sí siento mis piernas más fuertes. Y me siento super optimista.

Anuncios

Esbozos en el tiempo

Soy fanática del café. Un buen café recién molido y hecho, es algo que me resulta irresistible, pero como se me dificulta estando en el trabajo, opto por conformarme con un poco del soluble. Giro rítmicamente la cuchara en la taza, batiendo el café con el azúcar hasta obtener la consistencia perfecta. De a poco y con paciencia, obtengo la mezcla adecuada, le agrego agua caliente y comienza a envolverme el delicioso aroma, tan evocativo…

Me acuerdo de mi bisabuela Juana, en realidad, el recuerdo es de mi abuela batiéndole el café a ella, ya que no nunca la veíamos. Ella vivía en un departamento pegado a la casa de los abuelos, que se comunicaba por la cocina con la casa grande, siempre oscuro, con las ventanas corridas tapando toda luz externa,. No se bien la historia de la bisabuela, pero si sé que había sufrido mucho. Tampoco sé bien el momento en que murió, cuando se es chico la vida gira por otros niveles.
Cuando uno de mis tíos se casó, se fue a vivir a ese departamentito, y en ese momento recordé que ahí había vivido la “abuela Juana”. Hoy es el estudio de ese tío, y cuando viajo a Posadas, a visitar a mi abuela, y veo la otra puerta, intento recordarla pero no puedo. Solo recuerdo eso, como le batían el café y la puerta que daba a su mundo.

Desde hace dos semanas que comencé —finalmente— a hacer los ejercicios de fortalecimiento para las rodillas, tengo que poner de toda mi paciencia disponible ya que es algo que me resulta aburrido y tedioso, pero el médico me dijo hace tiempo “si vos querés volver a correr, lo vas a tener que hacer”, y como yo quiero volver a correr, me decidí a empezar. Es lo único que me va a salvar de dejar tirado por ahí el cartílago de mi rodilla. Asi que mientras estoy 1, 2, 3, 4, 5, …20 … evoco mis épocas de pseudo-corredora.

Actualización del 19 de junio:
No suelo retocar o agregar cosas a las entradas ya publicadas, salvo que vea un error realmente “grosso” de ortografía (que también tengo correctores anónimos y me dicen cosas como: ¡anita, escribiste decidí con sssss!).
Leyendo ahora el texto, veo que omití algo que para mi fue y es muy importante en el desarrollo de los acontecimientos, y es la ayuda de los seres queridos, el apoyo y hasta la obsesiva locura por que uno esté bien.
Y a lo largo de estos meses, estuvieron muy cerca mío “rompiéndome” para que “haga”, mi querida Mily y mi querido SHP. Claro que no solo ellos estuvieron, pero ellos se llevan el trofeo. (que conste en actas).

Orientándome

“La Orientación es la determinación en el terreno de la dirección del Oriente (Este o levante, punto cardinal por donde sale el sol), y a través de este dato, la ubicación del resto de los puntos cardinales.”

“Antes de la aparición de la brújula, los navegantes y marinos, se valían de la posición de las estrellas (y de otros cuerpos celestes), y de las sondas de profundidad para orientarse y conocer su posición en el mar. Algunos aparatos como el astrolabio (permite determinar la posición de las estrellas en el cielo), inventado por los griegos y perfeccionado por los árabes, contribuyeron en el logro de la precisión en la navegación.”

“La Luna es un astro que aparece en el firmamento, muy visible en las noches despejadas y que, al igual que el Sol, describe un movimiento aparente de una semicircunferencia en la bóveda celeste. “
“Cuando se encuentra en su fase creciente, con forma de ‘D’, los cuernos
apuntan al este. Mientras que en el período menguante, con forma de ‘C’, estos apuntan al oeste.”


“Las Mezquitas, están construidas de tal forma, que su fachada principal mirará a Oriente .”

Las iglesias antiguas, cuya planta es una cruz latina, suelen estar orientadas de tal forma, que la cabecera de la cruz marcara el Este.

“Los árboles y las rocas suelen tener musgo en su parte norte.
Las hormigas abren las bocas de sus hormigueros mirando hacia el sur. Los círculos concéntricos de los tocones de los árboles cortados están más juntos en la dirección sur. Al mediodía, el Sol se encuentra inclinado en dirección Sur. “

Si, estoy intentando aprender a orientarme, aunque por acá, por Argentina, no voy a encontrar ni mezquitas ni iglesias en el medio de la motaña como para ayudarme. Asi que mejor me dedico a seguir leyendo algunos artículos que encontré por internet sobre el tema (y perdiéndome en ellos también ¡qué complicado esto de usar la brújula).

¿Por qué este capricho? porque alguna de las carreras que están en el marco de mis supuestos objetivos, lo amerita. Y si no es este año, será el próximo. Porque caer, va a caer en mis manos (o en mis patas) “esa” carrera.
Si alguien quiere chusmear: artículo 1, artículo 2, artículo3, artículo 4.