Esbozos en el tiempo

Soy fanática del café. Un buen café recién molido y hecho, es algo que me resulta irresistible, pero como se me dificulta estando en el trabajo, opto por conformarme con un poco del soluble. Giro rítmicamente la cuchara en la taza, batiendo el café con el azúcar hasta obtener la consistencia perfecta. De a poco y con paciencia, obtengo la mezcla adecuada, le agrego agua caliente y comienza a envolverme el delicioso aroma, tan evocativo…

Me acuerdo de mi bisabuela Juana, en realidad, el recuerdo es de mi abuela batiéndole el café a ella, ya que no nunca la veíamos. Ella vivía en un departamento pegado a la casa de los abuelos, que se comunicaba por la cocina con la casa grande, siempre oscuro, con las ventanas corridas tapando toda luz externa,. No se bien la historia de la bisabuela, pero si sé que había sufrido mucho. Tampoco sé bien el momento en que murió, cuando se es chico la vida gira por otros niveles.
Cuando uno de mis tíos se casó, se fue a vivir a ese departamentito, y en ese momento recordé que ahí había vivido la “abuela Juana”. Hoy es el estudio de ese tío, y cuando viajo a Posadas, a visitar a mi abuela, y veo la otra puerta, intento recordarla pero no puedo. Solo recuerdo eso, como le batían el café y la puerta que daba a su mundo.

Desde hace dos semanas que comencé —finalmente— a hacer los ejercicios de fortalecimiento para las rodillas, tengo que poner de toda mi paciencia disponible ya que es algo que me resulta aburrido y tedioso, pero el médico me dijo hace tiempo “si vos querés volver a correr, lo vas a tener que hacer”, y como yo quiero volver a correr, me decidí a empezar. Es lo único que me va a salvar de dejar tirado por ahí el cartílago de mi rodilla. Asi que mientras estoy 1, 2, 3, 4, 5, …20 … evoco mis épocas de pseudo-corredora.

Actualización del 19 de junio:
No suelo retocar o agregar cosas a las entradas ya publicadas, salvo que vea un error realmente “grosso” de ortografía (que también tengo correctores anónimos y me dicen cosas como: ¡anita, escribiste decidí con sssss!).
Leyendo ahora el texto, veo que omití algo que para mi fue y es muy importante en el desarrollo de los acontecimientos, y es la ayuda de los seres queridos, el apoyo y hasta la obsesiva locura por que uno esté bien.
Y a lo largo de estos meses, estuvieron muy cerca mío “rompiéndome” para que “haga”, mi querida Mily y mi querido SHP. Claro que no solo ellos estuvieron, pero ellos se llevan el trofeo. (que conste en actas).

Anuncios

23 Responses to Esbozos en el tiempo

  1. Cientounero says:

    Ánimo, anita. Sigue la disciplina que te marca el médico que luego podrás volver a correr. Ese fortalecimiento del cuadriceps defiende a la rodilla.

    Un abrazo y que dentro de poco vuelvas a correr.

  2. anita says:

    ¿qué puse en el texto que se me llenó de spam????

    (pongo las letritas odiosas por unos dias para ver si los ahuyento)

  3. irishdecai says:

    Pues eso es Ana, tacita a tacita.

  4. Percho says:

    Que rico el buen café. Yo lo asocio con la lectura y con grandes jornadas en las cafeterías.
    Prefiero el café que el mate. Es más mate ya no tomo.
    Bueno a empezar de a poquito!!!

    Besos
    Percho

  5. Carlos says:

    Delicioso, sobre todo por la mañana, recién levantado. Ese aroma intenso y vitalizador…

  6. mayayo says:

    fanatica del cafe? y lo tomas soluble y bien cargadito de azucar¿? hereje!!
    ¡arderás en una cafetera italiana!
    por favor, no compartas estos pensamientos con un genuino colombiano o tendreis un desacuerdo muy celebrado

    Ah! leyendo leyendo veo que hay una historia familiar detras, eso lo explica…. :-DD

  7. Milady says:

    Me encanta batir el café cuando es soluble. A mucho de mi gente la hace gracia porque nunca antes lo había visto. Es precioso que recuerdes ese detalle de tu bisabuela, aunque no recuerdes el resto, eso es precioso. Y poquito a poco acon los entrenos que lo conseguiras. Un besazo enorme.

  8. Otto says:

    Yo amo el café. No lo asocio con nada en particular, pero es un placer que me regalo a diario.

    Ojalá mis nietos me recuerden por muchas cosas, entre ellas, como me disfrutaba mi café…

    Un beso grande pa tí…

  9. Pablo says:

    ¿Una puerta que nunca franqueabas? Tendrás que hacer muchos ejercicios de rodilla si querés pasar al otro lado. ¿Cafetera eléctrica, italiana, exprés…?

  10. Paco Montoro says:

    Anita, el café y el corred@r es una de las mejores simbiosis. Al igual que tú, mi afición a su aroma me desborda…soy un adicto a la cafeína…lo reconozco.
    Espero que te recuperes de esa maltrecha rodilla, ese fortalecimiento te ayudará a ello.
    Besos

  11. Francisco Castaño says:

    Te recomindo que hagas caso a doc, despues te pones las zapatillas y a dar los primeros pasitos.

    Animo y besos.

  12. runner48 says:

    paciencia y paso a paso, este es ahora tu entreno.
    Me encanta el café, sin azucar para saborearlo bien…ummm

  13. che gurisa says:

    sabía que iba a haber muchos cafeteros en el ámbito carreril… 😉
    pero nosemenoje combianmayayo, qeu yo tomo soluble porque no me queda otra!

    agregué alguito a la entrada… besoss

  14. Yo mismo says:

    Mmmmmm…..café……hasta el de la máquina del curro….en invierno me gusta ardiendo, con una gotita de leche, y en verano, solo con hielo….

    Saludos desde Málaga
    PD: Otro día la cerveza….mmmm

  15. German Alonso says:

    El café es una de las pocas cosas a las que puedo decir con orgullo que soy adicto. Raro es el día en el que no entran mínimo tres tazas. En el trabajo me pasa como a ti, pero intento comprar el mejor café que puedo aunque no sea un expreso.

    Cuando estoy en casa ya es otra cosa, una pequeña y espesa taza de café con su cremita por encima… buá, es lo mejor.

    Como siempre, besos en las rodillas que hay que ponerlas fuertes.

    Germán.

  16. Mister Correnatas says:

    Anita, escribiste “fué” con tilde!!! 😉

  17. che gurisa says:

    con hielo?? nooo ! como dije por ahi… el café frío solo en el tiramisú… 😉 TU MISMO…

    GERMAN.. en casa me lo preparo con espuma de leche y canela… (bueno, no siempre je) pero batido con azúcar le dejar una espumita buenísima!

    CORRENATAS, y había escrito “gorsso” en vez de “grosso” jeje, y no, fue no lleva acento diacrítico… ufa… con lo que me gusta tener razón!

    besoss

  18. Barney says:

    Casi he olido el café del que hablabas Anita. Sigue haciendo caso al médico y por supuesto que te queda poquito para empezar a dar guerra con las zapatillas otra vez. No te desanimes y besitos para tus rodillas 🙂

  19. robert mayoral says:

    ánimo con esa recuperación, se te hará larga pero seguro que cuando vuelvas valdrá la pena…
    por cierto yo soy más de infusiones que de cafeses….

  20. Javier HG. says:

    mmmmmmm un cafe, ke pasion anita, me muero de ganas, mmmmmm antes de correr ufffffffff, un buen cafe y a correr con mas energias, venga suerte en tu recuperacion guapa.

    saludos desde leganes.

  21. Nacho says:

    Hola Ana, soy Nacho de Alcoy, España. Gracias por dejar tu comentario en mi blog, y sobre todo, gracias por haber permitido que conociera ese escrito tan maravilloso “esos locos que corren” y de paso, a su autor, Marciano Durán, todo un personaje. Hace casi más de dos años, por culpa de las lesiones, no puedo disfrutar de la pasión que nos une, el correr. Ya casi habia tirado la toalla, e incluso decidí cambiar las zapatillas de runing por la bicicleta, pero al leer el texto, multitud de recuerdos me han venido a la mente y han despertado en mí el deseo de volver a correr. Hoy mismo he acudido a la tienda y me he comprado un buen par de zapatillas con el propósito de volver a revivir las experiencias que Marciano Durán nos cuenta en su maravilloso texto. Saludos y gracias por pertenecer a este mundo de locos.

  22. che gurisa says:

    HOla BARNEY! no estoy desanimada para nada, por suerte! vengo cno mis rutinas de fortalecimiento a full y con mucho optimismo por suerte!

    ROBERT, a mi las infusiones me encantan tambien. Ahora acá, es invierno, y voy tomando durante el día (para no tomar mas de dos tazas de cafés) te de lo que venga, el cedrón es uno de mis preferidos. ¿lo probaste?

    MONSTRUO! .. y con una buena torta ni te cuento… jaja, voy a salir rodando si sigo hablando tanto y sin correr … 😉

    NACHO, qué bueno lo que me decís… es un escrito que parece qeu pegó mucho, lo veo por todos lados, pero es increible.

    .
    .
    .

    Dejo un temita en el sidebar, el grupo ni lo conocía, lo busqué porque lo escuché hace unos días en un programa de la tele… ta bueno. besos y buen finde! (yo me voy con brújula en mano por ahi…, después cuento)

  23. Santi Palillo says:

    Vamos Anita, seguro que fortaleces las rodillas y vuelves por tus fueros antes de lo que imaginas.

    El café me gusta lo justo pero reconozco que el aroma de café recién hecho por la mañana invita a tomarse una tacita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: