Karma

El martes cayó sobre Buenos Aires una tormenta infernal. A eso de las 14:45, mi jefe me dijo: “Anita, si querés ir yendo, andá, que se viene una tormenta de aquellas”. NI presta ni perezosa, apagué todo y una hora antes de mi horario habitual, estaba tomando el tren de regreso a casa, y eso que había perdido justo un tren cuando llegaba.
No se bien en que planeta habré estado visitando durante el viaje, que de repente me doy cuenta que me había pasado de mi estación, y no solo una o dos ¡me había ido hasta el final! Miré por la ventanilla y estábamos llegando a Chacarita.
A esa altura el diluvio era universal, y me tuve que bajar de un tren, para subirme a otro de vuelta, esperar a que saliera ya que recién salía uno a las 16hs, o sea largos 15 minutos tenía por delante.
Finalmente arrancó y parecía una autómata mirando pasar las estaciones y chequeando con el cartelito del recorrido: no quería bajo ninguna circunstancia volver a pasarme.
Se abrió la puerta en Devoto, y la gente que subía no me dejaba pasar, desesperada por entrar al vagón y no seguir mojándose por la lluvia. Ya me estaba viendo como en un dejavú sin poder bajar.
Por suerte logré descender. En la esquina veo el colectivo que me tenía que tomar para casa, me lancé en una carrera loca con el agua chorreándome y pisando charcos a diestra y siniestra. El bondi tenía la puerta abierta, asi que era cuestión de saltar el lago que se había formado entre la vereda y la calle, y ya estaría a salvo.
Pero como en una escena en cámara lenta, pisé mal y comencé a caerme para un lado, logré agarrarme de la baranda de la puerta, pero apoyé todo mi peso en mi rodilla derecha que viene dándome un poco de guerra últimamente. Sentí un terrible tirón y maldije por dentro. El chofer en su obra de bien del día, me hizo algun comentario medio gracioso —que no recuerdo— para evitarme un poco el bochorno, pero ya todo el colectivo me miraba con cara de “ayy pobre” así que me senté rápido y silbando bajito seguí maldiciendo mi mala suerte.
Me acordé de la película que había visto el lunes en el cine “El curioso caso de Benjamín Button” y pensaba: si no hubiera perdido el primer tren, si hubiera estado atenta a bajarme donde debía —que en ese momento no llovía tanto—, si no me hubiera atolondrado a correr como desaforada para alcanzar al bondi… No me hubiera terminado de estropear la rodilla.
Voy a tener que buscarme una de madera para obtener alguna tregua de ella.
Anuncios

18 Responses to Karma

  1. Grimo runner says:

    Moraleja: cuando tu jefe te diga de salir antes no le hagas caso que es una trampa.

    Ay Chacarita……dale funebreros…..¿sigue estando el cementerio allí?.
    Un beso.

  2. IRISHDECAI says:

    Eso es que tienes la mente perdida entre remontes y riachuelos. Vamos que te manejas mejor con una brujula orientandote en mitad de la montaña que en la city. Lo mejor de todo es que no te lesionaras la rodilla.

  3. Anonymous says:

    ….. jajajajaja ….. riete, que es mejor ….. jajajaja ….. 😉
    Aplica el dicho de “a mal tiempo …. “

    Malmi

  4. Pablo Diaz says:

    Lo último que comentás me hace acordar al “efecto mariposa”.

    Y al final la rodilla te quedó muy resentida o simplemente fue el tirón del momento?

    Besos

  5. runner48 says:

    Espero que no sea nada

  6. Waiting for Godot says:

    Esa peli, lo que dicen es algo que mi novio siempre me ha dicho que la vida es la consecuencia de un montón de circunstancias, incontrolables muchas veces. Besos.

  7. Jose Ignacio Hita Barraza says:

    Es que lo hiciste mal, charcos como ése hay que cruzarlos nadando “a braza” 😉

    Venga, ánimo, que de todo se sale.

  8. Carlos says:

    ¡Qué mala suerte Anita!. Espero que lo de la rodilla sólo fuera un susto y nos quedemos nada más con la imagen de la gurisa a punto de darse de bruces en el suelo.

    Besos. 😉

  9. santipalillo says:

    ¿Para cuando aprender a volar?, me ha gustado leer la secuencia de los hechos, lo normal es jorobarnos la rodilla haciendo deporte así que tú al menos eres original hasta para lesionarte.

    Que se te pase pronto y que deje de llover, un abrazo y “apostá” por el 542 😉

  10. mayayo says:

    me has recordado de nuevo la película. yo tambien la disfruté mucho.

    Alguna otra razón por la q te identificas con los protas? Esa segunda juventud andina…
    😉

  11. merak says:

    lo tuyo con los tropezones es para nota!!!
    besos

  12. anita (la gurisa) says:

    CHACARITA sigue estando ahi, con sus habitantes inmóbiles desde que llegaron. Qué morboso que suena.. Me sorprendiste con tu sapiencia ¿conocés?

    IRISH, mi pobre aquiles anda ahaí, mirame y no me toqúes. Algo sentida me quedó.
    Pero me tiene a mal traer desde hace rato, no hay caso con ella, es una indomable….

    MALMI, buena cara.. si, no queda otra. Lo curioso fue que, el jueves, que vuelvo a trabajar en la loma del peludo, venía en el tren, y si.. me volví a pasar, cosa increible, esta ves solo dos, y no llovia, pero hacía un calor de morir achicharrada.tengo el cassette puesto (qué antigüedad, mejor digo el dvd, no) en bajarme en una estacion antes, como antes de mudarme, ahora que lo tengo que hacer una estación solita de mas, pero ¡zas! me paso siempre.

    HOy tengo prueba de nuevo, a ver donde me bajo

    PABLO, esa peli no la terminé de ver, pero te creo!
    la rodilla quedo como esa cancióncita pegadiza: “ahi ahi ahi”
    ando viendo como evoluciona, pero totalmente estática.

  13. anita (la gurisa) says:

    RUNNER, gracias! algo fue, pero creo uqe no me la tienen qeu cortar… ja

    WAITING, para mi casi siempre es incontrolable…

    Es verdad HITA; de todo se sale, es cuestion de perseverancia…
    ¿a braza? pero que, ¿vivo en una triatlón??? jajajjaja

    CARLOS, qeu bastante cómica fue. Eso si, aprendi que los dias de lluvia, no hay que salir con sandalias de tacos, por mas qeu sea poco el taco 😦

    Viste SANTI, moriré haciedno una pirueta al revés, ja. podés creer que el 12 salio ese numero! no de primera, pero en el puesto 11 de la quiniela! (pero no le jugué)

    PROTAS??? MAYAYO… que es un protas?

    SI MIGUE; la torpeza la llevo incluida en mis genes…. ufa!

    besosos

  14. PabloNSN says:

    (Un prota es un protagonista en abreviación ejpañola 😉 ).

    Espero que mejore esa rodilla. ¡Ten cuidado, pordiós!

  15. Espartano says:

    Bueno nunca sabras lo que te hubiera pasado si hubieras cogido el primer tren, eso no estaba en el plan de dia. Ademas, esto te ha servido para escribirnos una nueva entrada :-).
    Cuida esa rodilla campeona.

  16. Alfonso says:

    Es lo que tiene echar “cabezaditas en el tren”, al final se pasa uno de estación…hay que dormir más:)
    Suerte con esa rodilla!

  17. Barney says:

    Anita, mira el lado positivo: el sueñecito lindo que te echaste en el tren te dejaría descansada ja ja ja Espero que esa rodilla esté mejor y el humor también. Besitos

  18. odiseo722 says:

    vaya Ana, siento el percance. De todas formas tu estas hecha a prueba de bombas. Pronto volverás a rodar. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: