Miré para atrás, y había pasado casi un año

Tengo tantas cosas para hacer de acá a mañana que me voy a Villa La Angostura que las voy procesando de a poco…

Encontré “de casualidad” una excelente explicación de lo que viene a hacer esta aventura a la que estoy yendo por segunda vez. La escirbió un amigo para explicarles a sus compañeros de entrenamiento, para que se estaba preparando. Muchos de ellos corredores de calle, o de carreras “cross” pero cortas. Asi que lo comparto acá, y que quede como testimonio mientras ando por el sur. (Bueno, también porque no tengo mucho tiempo para explayarme yo!).

La carrera consiste en un recorrido planimétrico de 150 km con un desnivel acumulado positivo de 7 mil metros. Hay que llevar en la mochila una serie de elementos oligatorios que terminan sumando el numero de 50 elementos mas o menos, y también hay que portar con la comida y el abrigo que vamos a utilizar, porque se trata de una carrera de “autosuficiencia”, es una carrera de aventura de tipo “expedicion”, todo esto quiere decir mas o menos que a partir del momento en que largás, no vas a encontrarte ni una cinta de demarcación, y tampoco gente de la organización que te diga por donde tenés que ir, mucho menos vas a encontrar mesas de hidratación, ni nada de eso. Solo vas a estar La Naturaleza y vos…

¿como les puedo contar el miedo que tenía yo el año pasado antes de largar? La lista interminable de lesiones psicológicas que tuve que sobrellevar el ultimo mes, todo porque no me podía desconectar mentalmente de ese acontecimiento que se me venía encima. por el cual había estado esperando todo el año!

Bueno.. Este año es algo mas tranquilo para mi, pero no por eso dejo de estar bastante “alterado”.

La mision se hace todos los años en un lugar distinto, y nadie sabe en que consiste el circuito hasta unas pocas horas antes de la carrera cuando se entregan los mapas del mismo. El día martes a las 19 horas, en la reunion previa a la carrera, en donde el organizador hace una charla técnica y probablemente nos trate de anticipar con que clima nos encontraremos los siguientes días, allí podremos ver que montañas habrá que superar, o que rios cruzar (y de ellos y gracias a ellos es que podremos beber agua).

El concepto de aventura se acerca acá bastante a lo que la definicion de la palabra sugiere.
Nadie, ni siquiera aquellos que aspiran a llegar en los primeros puestos, sabe antes de largar, si va a poder llegar a la meta.
La mision es una carrera que por lo menos tiene una taza de abandonos que es cercana al 30% de los corredores.
El año pasado largamos 300 personas, y llegamos a la meta 200.

En el año 2006, se corrió la mision en San Martin de los Andes. Después de la primer noche que agarró al grueso de la competencia en un filo cumbrero una tormenta de nieve inesperada, provocó tantos abandonos que de los 350 corredores que habían largado, solo llegaron a la meta 19.
¿se imaginan el orgullo que pueden sentir esos 19 aventureros? Esas son aquellas epopeyas que uno quiere poder vivir, y superar!

Para completar el circuito, que consiste en ir fichando un pasaporte entre PCs (puntos de control) nos dan 76 horas (3 días y un poquito).
Dentro de esas horas habrá que marchar, comer, dormir, regular las fuerzas y sobreponerse a todos los inconvenientes y desiluciones que uno puede enfrentar en una carrera de este tipo: perderse por momentos, sentir que nunca se llega a la meta, tener un poco de hambre, frio, sed… miedo quizás…

El tiempo no es holgado, para poder terminar la mision, se calcula que hay que caminar al menos 6 horas por noche, y se podrá dormir otras 4…
Los que ganan no duermen nada. O duermen media hora, y siguen el rumbo con el unico objetivo de terminar cuanto antes, y suelen hacerlo en 30 o 33 horas.

Y por fin, pude hacer un videito con lo vivido el año pasado, sino ya pasaba de moda… ¡! Lo hice medio a las apuradas , ya estos últimos días fueron medio loquero ultimando detalles madreriles… uff

Últimas cositas:

La dire de la carrera para seguir el vivo es la misma del año pasado: http://www.lamisionrace.com.ar/ que el mismo día ya suben la página del vivo…

Pesé la mochila, con todo menos el agua: 6.600 kg. Pero ya decidí que le voy a sacar los 4 sobres de sales, y lo reemplazo por las que dice el Guri. Ahorro: 100grs. Voy a chequear la  cantidad de geles, creo que llevo de mas, ahi unos 50/75 grs menos hay.

Saqué foto de todo lo que metí en la mochila:

Petates de l a gurisa en mision

¡Entró todo!

De izq a derecha: jarrito, con la garrafita de combustible adentro y gorro polar también adentro (tres en uno venía la promo); campera goretex, saco vivac, pantalón y remera manga larga térmica para dormir seca (arrollado los dos juntos); buzo polar (a último momento decido si va a esto, o el soft shell si pinta mucho frio) Guantes de abrigo, guantes liners, campera de plumas de 300grs (que no la llevo al final); bolsa de dormir.

Abajo: tres pares de medias; manta de supervivencia (justo abajo de la campera); barritas varias; calentador (la caja roja) Frutas deshidratadas (ananá y mamón) y castañas saladas; Aislante “pedorro”; cubrepantalón impermeable; cubremochila por lluvia; linterna (todo esto esta en ese bodoque de la derecha. Lo rosita, tohallitas húmedas

Al fondo, la bolsita de botiquín. Faltan los geles y los sanguchitos en esta foto.

y bueno, ¡eso es todo amigos! (acá aparece el conejo)

De aquí y de allá

Las semanas siguen pasando, y yo —por suerte, y lo digo bajito— sigo entrenando. Tuve una semana de descarga que me vino muy bien para después pegar el pico para arriba que estoy ahora. En esta semana que tuve mas tranqui, sentía las piernas super cansadas y pesadas, de no haber estado pautado, hubieran sido esas que uno piensa que algo está haciendo mal, que no va poder… y todos esos pensamientos apocalípticos que se nos pasan por la cabeza en estas situaciones. Por suerte la siguiente semana, arranqué bien. Transcurrió con los entrenamientos normales y los preparativos ya casi finales para La Misión.

El finde me fui a San Luis, entre otra cosas, a correr la final del Campeonato Nacional de Orientación y Aventura, mas conocido como Orientatlón. Mas exacatamente a Nogolí, un pueblito de las sierras Sanluiseñas. Desgraciadamente, desde hace 9 meses están en una sequía ininterrumpida, lo que hizo que el ya de por si escenario áspero, lo sea mas. Muchas espinas y matorrales secos.

 

matorralespinoso

atravez de las espinas

La modalidad de está final, fueron tres salidas. Y en total fueron 12 horas de carrera, entre las 14 y las 19 hs, entre las 23 y las 01, y entre las 07 y las 12. Estuvo divertidísima, con testigos que había que llegar a nado y buscarlo en una isla, y otra que se tenía que llegar en un kayak “sit on top”. El primer día pude desenvolverme muy bien con los testigos que fui buscando, y a la noche en realidad salimos con Gus y su hijo Tobi y una troupe… Ya para salir de noche sola, por el medio de las sierras, no me daba el coraje. Había que salir del campamento en medio de la nada, encontrar algún testigo y después tratar de encontrar el campamento en medio de la noche. Ni loca (por ahora).

Obtuve un tercer puesto entre las damas, me sirvió  como entrenamiento para mi objetivo (cambié cuestas en Perú Beach por las Sierras, ¡creo que hice negocio… !)

podiodamas

Y ahora estoy a una semana de irme hacia Villa La Angostura, ya con la ansiedad pre-carrera. Haciendo pruebas de mochila y elementos varios. De mi experiencia anterior, rescató que voy con 10 litros menos de cosas! Y mucho menos peso.

Parece que va a estar lluvioso, o con nieve en algunos tramos ya que hasta la semana pasada estaba nevando en los alrededores de VLA.

¡No queda nada!

Fotitos:

2009_Nogoli