Siempre hay un después

El sábado andaba con unas ideas en la cabeza para escribir acá, porque ya habiendo pasado casi un mes de Conquista tu Cumbre, pensaba en las conclusiones de la carrera…

La noche que llegué de Mendoza, luego de sacarme las zapas, me dí cuenta que tenía ampollas abajo de 8 dedos de los pies. Claro, ni bien terminé la carrera y me pude dar una ducha, me enfundé en ojotas hasta que comenzamos el viaje.

Y la compresión natural de las zapas hizo que se vayan explotando las ampollas con el resultado que tenía toda la punta de las medias empapadas. ¡Aghjjj… que asco! —pensé— pero mucho no podía hacer. Al otro día me fui a trabajar con sandalias y realmente mis pies eran eso: un asco. Llegué y me hice curaciones, me reventé las que no habían seguido ese curso, y para completar, me pinté las uñas de rojo pasión. Me dije para mis adentro que las iba a perder… justo que ya había logrado que me crezcan dos que se me habían caído la última vez. Pero bueno, a llorar la iglesia y sino cambiar de hobbie.

Pero con el correr de los días se me fueron normalizando mis piesecitos. Me aboqué también a mi rodilla, que había golpeado arriba del Payún, fui al trauma y me dijo que no veía nada raro salvo el gran golpe. Me mandó a hacer kinesiología y tomar antinflamatorios. Y entre todo eso, mi rodilla resurgió de las cenizas de la lesión y anda lista para empezar a entrenar.

Hoy salgo a correr por primera vez desde CTC, pero sin tres de mis uñas. Las muy guachas el domingo dijeron basta, y las perdí como hojitas de otoño. Menos mal que ya las sandalias quedaron atrás como el verano…

Sobre la carrera también pensé bastante. Y sigo agradeciendo haber estado con amigos en esos tramos finales. Me doy cuenta que después de pasar por el PC8 mi cabeza dejó de funcionar, yo estaba creída que avanzamos por una zona verde, o sea de las que estaba prohibido transitar fuera de caminos, pero no, era el trayecto que había entre estas dos zonas, recién lo comprendí este sábado a la noche hablando con unos amigos…

Sección del Mapa entre el PC8 y el camino que había que seguir cuando se pasaba por la zona verde.

Mapa entero: http://www.conquistatucumbre.com.ar/mapas/MAPA_PARA_WEB.jpg

Mientras atravezábamos ese desierto, se veían a lo lejos las luces de los corredores que habían elegido ir por el camino (el naranja que seguía al norte) y creo que eso, mas mi estado pestilente hicieron que me confunda…

Hoy no se que haré en mi futuro cercano, ando viendo con ganas la Short de La MIsion, que son 40 km por San Luis, pero no se todavía…. No hay demasiado y lo que hay no me tienta tampoco.

Anuncios

11 Responses to Siempre hay un después

  1. nicokierde says:

    3 uñas son un buen precio a pagar por la experiencia…..!!!!

    Un saludo..!!!!

  2. anita says:

    NIKO. SI, es verdad! claro que si. Fijo que pierdo dos mas, igual está dentro del precio razonable…

    .
    .
    .

    Ayer salí a correr, hice mis primero casi50minutos (49 y monedas) luego de mas de 20 día de inactividad… y me fue muy bien. ALgo sentía en la rodilla, un leve resquemor, pero parece que va todo vientoenpopa!

  3. Carlos says:

    Bueno Anita, como dices, unas uñas más o menos es un buen precio por tanta y maravillosa experiencia. Lo importante es el título acertadísimo de esta entrada: siempre hay un después. Me lo anoto.

    Un besazo. 😉

    • anita says:

      Hola CARLOS! menos mal , no? sino que haríamos, un descontrol caclulo yo, como esas pelis que hablan de que no habrá un mañana y hacen desbandes por no quedarse con ganas de nada… jeje, bueno… me fui de tema!

      besos!

  4. Anita no me quiero repetir con lo de las uñas, no hacen más que caerse las pobres, son un tanto inestables, pero aprovecho para enviarte un saludo grandote que hace mucho no venía por aquí, tanto que hasta cambiaste de casa y ni me había enterado 😦

    Me alegro que sigas bien, con cosillas como lo de la rodilla pero poca cosa para tí, seguro que pronto estarás en otra aventura.

    ¿Qué tal la infantería, especialmente mi tocayo?, abrazos

    • che gurisa says:

      Santi, o yo ando con alzehimer o te agarro a vos, pero a mi me parece que alguna vez ya habias aparecido por aca!! jaja
      La infanteria anda siempre lista para la guerra!en especial tu tocayo, que anda mas terrible que nunca! besos

  5. irishdecai says:

    No se si te he dicho alguna vez, que aparte de lo que me gustas (incluso sin uñas), eres tambien mi Idolo? jeje, Pues lo eres.

    • che gurisa says:

      Siempre haciendome poner colorada! jeje, besote Irish!

  6. alfonso says:

    Me alegra saber que ya estás en marcha. No se tardará mucho en que te aparezca uno de esos objetivos tremendos y envidiables que te marcas.

    Saludo

    • che gurisa says:

      Hola ALfonso, creo que ya encontre objetivo… tengo que confirmar algunas cosas, pero por ahi para fin de mayo me vaya a hacer alguna carrerita, aunque esta vez no va a ser como las que venia haciendo

      ;o)

      besssos

  7. mayayo says:

    Ayy, las heridas de guerra como son. Si es que estos pies, que poco nos aguantan para una vez q les pedimos algo de vez en cuando, verdad? :-))

    Pero vaya, lo que importa es que aún quedes con ganas de más, y ya veo que de eso no te falta…a ver con que objetivo nos sorpredes ahora?

    Ideas: No había un cerrillo conocido por allá por Mendoza? Creo que arranca el camino desde un sitio q le dicen P uente del Inca o así, no? Igual te provocá subir allí tambien 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: