Pulseada

Estoy trabajando desde casa —bueno, ahora exactamente laburando no estoy, pero en eso andaba hasta hace un ratito nomás— y tengo la tele prendida que de a ratos presto atención a lo que dice. Se ve que es bien de a ratos porque se fueron sucediendo programas que no se bien cuándo terminó uno y empezó el otro. Todos impresentables, aunque creo que el que está ahora, conducido por el ex-modelo y ex-actor devebenido en conductor Gabriel Corrado roza el insulto a la capacidad de pensar de las personas. Pero bueno, también pude haber apagado y no lo hice (¿fiaca?).

Vengo de un estado gripal que me tiene desde hace días a los tumbos, y a tan solo unos días de embarcarme en mi próxima aventura espero tan solo que me de el cuero para encararla. Como será que me sentía tan pero tan mal, que hice caso y comencé a tomar un antigripal en contra de mi consabido rechazo a cualquier droga —aunque esta signifique el alivio de algún dolor—.

Abrí el blog con la premisa de terminar la crónica de la Misión, pero últimamente me gana no se bien que… no siento la misma inspiración, ¿o será que me gana la vagancia? Por ahí es mas de lo último que de lo primero… pero ya saben, si no ven otro post fechado hoy, ¡ya saben quien ganó!

esta foto la saqué un día de otoño de 2007, ayer empezó el otoño en Baires

 

Share on Facebook

Anuncios