Incendios, tormentas y un apagón

Los pronósticos anunciaban desde la mañana que se iba a venir el super tormentón, pero desde temprano que se hacía el lindo el sol y se dejaba entrever de a ratos y nada hacía suponer que se cumplirían las profecías, así que siendo las cinco de la tarde, y antes la necesidad urgente de cambiar los humores ´me fuí a entrenar.

Cuando salí a la calle, me golpeó el extraño calor que irradiaba la calle. Respiré hondo, puse el crono y mis patitas en marcha. Disfrutaba el sentirme cada vez mejor corriendo; y todos los problemas y las complicaciones que  iban quedando hecho bollitos en cada esquina que pasaba haciendo mas liviana mi mochila. Tantos incendios que tuve que apagar últimamente y que todavía me traen concecuencias se íban convirtiendo en espejismos desdibujados.

Se ve que andaba muy onda yoguitántricasupermeditativa porque cuando pegué la vuelta vi que me habían cambiado el decorado, y unas nubes negrísimas iban cubriendo el cielo, convirtiendo el día en noche de un periquete. No pasó mucho tiempo y mi entrenamiento  se convirtió en una suerte de acuatlón citadino, las ráfagas de viento y lluvia azotaban contra todo y todos. ¡Me faltaban las antiparras! Pero qué lindo que se sentía.

No pude completar la hora, pero fueron poco mas de 50 minutos de entrenamiento hiper energizantes. Recordé mi última carrera, La Conquista Copahue, como llovió todo el día y como la sufrí en ese momento, pero cuantas ganas me dieron de estar ahí nuevamente.

Anuncios

Acaparada

Una cosa llevo a la otra, y todas me llevaron a vos. Un torbellino acaparó mi alma y me dejó quieta, al resguardo de todo. Agazapada en tu corazón, duermo el sueño eterno de la esencia misma de mi ser. Pero mi ser es tuyo y los dos somo uno.  Ahora ¿si?

… ¿cuánto mas? ¿hay un límite?

 

C’est la vie

Ya van dos semanas de entrenamiento, de esta nueva era. Fueron casi tres meses sin actividad (digo casi, pero me parece que es mas un autoengaño, ni quiero sacar números, pero lo último que hice fue Conquista tu Cumbre Copahue para mi cumpleaños).

Ayer domingo hice un pequeño fondo por la AU del Oeste, salimos con Very desde su casa y cuando llegamos a la autopista, muy educadamente me propuso que nos separemos, él seguía mas allá del primer puente y yo en el primero cruzaba y volvía. A mi me pareció lógico, es díficil permanecer al lado de la tortuga aunque sea el amor de tu vida (je). Para mi fué bárbaro porque seguí sin presiones, ya el miércoles pasado habíamos salido juntos también y ¡por poco pido un pulmotor!  pero ahí también, cuando llegamos al lago, él se hizo dos vueltas y yo pachorramente una ( y adecuadamente).

Me encontró casi llegando al punto de encuento previamente acordado, pero yo ni lo tuve que esperar, él venía todo transpirado de haber corrido a full y yo venía trotando tranquilamente. Si estaba transpirada, era únicamente por el calor que me daban las calzas y la remera que se me ocurrió llevar en ese domingo invernal cuasi primaveral.

Tengo una listita mental para poder correr mejor que dice: bajar dos kilos, hacer ejercicios de fortalecimiento de cuádriceps y abdominales. ¿Tendrán su check al lado en algún momento?