Se viene…

LA MISION

Llegó nuevamente La Mision, y ando con tan poco tiempo que ni siquiera pude contar algo de CTC los gigantes…

Ayer llegué a Bariloche temprano y me esperaba Gus, teníamos pensado hacer nuestro último entrenamiento haciendo un trekking, asi que luego de almorzar algo livianito (unas truchas petagónicas que nos decían “Pedime… pedime”) partimos hacia la base del Cerro Lopez. La idea era subir hasta el refugio Lopez (hay uno intermedio, el Roca Negra), él ya lo había hecho en Mayo cuando estuvo por laburo y me había dicho que era bien escarpada la subida… Pero una cosa es decirlo y otra vivirla.

Llevamos un par de agüitas y largamos. Hasta mas de la mitad de la subida, era practicamente en ángulo de 45 grados… y mi co equiper me llevaba flameando! No nos dio tiempo ni de entrar en calor que ya estábamos parriba parriba

Subiendo, en un leve descanso de la pendiente (sino ni loca sacaba la foto)

La subida tuvo de todo, sendas cerradas entre los arbustos, nieve, y pequeños arroyitos de deshielo… Y llegamos al Refugio en una hora! La vista desde ahí es increíble… Nos sacamos una fotos y comenzamos la bajada… que Very me dice “trotamos hasta el camino” … “si, dale” -le digo, ilusa- Al final bajamos en una maraton continua donde solo paramos cuando a mi, en un acarreo se me llenó la zapa de tierra!

tramitos de nieve

tramitos de nieve

Esto era lo ibamos viendo!

Very en la nieve

Llegamos al Refugio Lopez, en el fondo se ve el lago Nahuel Huapi

Final feliz para el entrenamiento… A la noche lo festejamos con unas pastas en un lugarcete italiano, yo me castigué con unos sorrentinos de masa de sepia rellenos de salmon ahumado y camarones de muerte… y me desmayé en la cama!

 

Hoy ya amaneció ventoso y bajó la térmica, está pronosticado muchas lluvias e inclusive nevadas los días de carrera, asi que habrá que apechugar. En un rato ya salimos a la Villa, yo intenté laburar pero no me reconoce el pendrive la maquina de Gus, me quiero matar… ! O mejor dicho, me van a matar.. en fin, por suerte tengo una vista insuperable del nahuel Huapi mientras hago que laburo que me consuela un poco…

 

Intentando laburar mirando el Nahuel Huapi picadisimo por el viento que hay

Como todos los años en la web oficial hacen un vivo de la carrera… así que por ahi algo se sabrá del Equipo Deporcamping Fundasol

Tengo muchas expectativas de la carrera, es la segunda carrera con Gus pero la primera Mision…

 

Siempre hay un después

El sábado andaba con unas ideas en la cabeza para escribir acá, porque ya habiendo pasado casi un mes de Conquista tu Cumbre, pensaba en las conclusiones de la carrera…

La noche que llegué de Mendoza, luego de sacarme las zapas, me dí cuenta que tenía ampollas abajo de 8 dedos de los pies. Claro, ni bien terminé la carrera y me pude dar una ducha, me enfundé en ojotas hasta que comenzamos el viaje.

Y la compresión natural de las zapas hizo que se vayan explotando las ampollas con el resultado que tenía toda la punta de las medias empapadas. ¡Aghjjj… que asco! —pensé— pero mucho no podía hacer. Al otro día me fui a trabajar con sandalias y realmente mis pies eran eso: un asco. Llegué y me hice curaciones, me reventé las que no habían seguido ese curso, y para completar, me pinté las uñas de rojo pasión. Me dije para mis adentro que las iba a perder… justo que ya había logrado que me crezcan dos que se me habían caído la última vez. Pero bueno, a llorar la iglesia y sino cambiar de hobbie.

Pero con el correr de los días se me fueron normalizando mis piesecitos. Me aboqué también a mi rodilla, que había golpeado arriba del Payún, fui al trauma y me dijo que no veía nada raro salvo el gran golpe. Me mandó a hacer kinesiología y tomar antinflamatorios. Y entre todo eso, mi rodilla resurgió de las cenizas de la lesión y anda lista para empezar a entrenar.

Hoy salgo a correr por primera vez desde CTC, pero sin tres de mis uñas. Las muy guachas el domingo dijeron basta, y las perdí como hojitas de otoño. Menos mal que ya las sandalias quedaron atrás como el verano…

Sobre la carrera también pensé bastante. Y sigo agradeciendo haber estado con amigos en esos tramos finales. Me doy cuenta que después de pasar por el PC8 mi cabeza dejó de funcionar, yo estaba creída que avanzamos por una zona verde, o sea de las que estaba prohibido transitar fuera de caminos, pero no, era el trayecto que había entre estas dos zonas, recién lo comprendí este sábado a la noche hablando con unos amigos…

Sección del Mapa entre el PC8 y el camino que había que seguir cuando se pasaba por la zona verde.

Mapa entero: http://www.conquistatucumbre.com.ar/mapas/MAPA_PARA_WEB.jpg

Mientras atravezábamos ese desierto, se veían a lo lejos las luces de los corredores que habían elegido ir por el camino (el naranja que seguía al norte) y creo que eso, mas mi estado pestilente hicieron que me confunda…

Hoy no se que haré en mi futuro cercano, ando viendo con ganas la Short de La MIsion, que son 40 km por San Luis, pero no se todavía…. No hay demasiado y lo que hay no me tienta tampoco.

La Misión 2009

Sobre el Co Belvedere, yendo hacia el Co Buol.

[Villa La Angostura – 25 al 28 de noviembre]

Cuando iba a la mitad de la carrera, pensaba en el lema que tiene “La Mision es llegar” y se me ocurría que también se podía agregar otros muchos… Es una carrera que vas dejando todo, sos vos y la naturaleza que te rodea, en comunión con ella y casi formando una unidad.

Hay momento en los que te sentís lo que realmente sos, algo muy pero muy chiquitito que al menor cambio de humor de esa entidad tan grande, quedás hecho un despojo.

Habíamos hablado bastante con Estebita de hacerla juntos, pero esta vez con la “cláusula” de que si alguno menguaba, el otro seguía. Pero no tenía muchas dudas que podíamos seguir hasta el final juntos. Me había preparado a conciencia, había podido entrenar muy bien y me sentía realmente fuerte.

El martes a la tarde fue la entrega de mapas, ya habíamos trazado entre todos durante los últimos meses un montón de opciones, y ahí estábamos.. .con el mapa en la mano pero no era claro el recorrido, ya que había varias opciones. Teníamos que esperar a que el Gurí nos explique bien.

Siempre la acreditación es divertida porque te vas encontrando con mas amigos, caras conocidas, gente que no vez salvo en estas oportunidades. ¡El clima festivo es contagioso!

La macana es que se hace tarde, y cuando llegás a la cabaña, no sabés que hacer primero: si cenar, ver el mapa, irte a dormir, controlar la mochila, … uff

Al final hicimos casi las dos primeras cosas al mismo tiempo… Gustavo hizo las mediciones y todos bien educadamente nos copiamos prolijamente.

Cuando nos dimos cuenta, casi ya eran como las 23hs y casi todos estaban en la cama. Hora de hacer lo mismo. No estaba particularmente nerviosa, había tenido un día con muchas complicaciones personales, con mucha angustia y dolor de cabeza que tampoco había estado pensando tanto en la carrera. Era hora de intentar dormir algo.

Amanecía en Villa La Angostura, y los ruidos en las habitaciones empezaron tempranito.Yo colaboré con esto porque me había olvidado de apagar el despertador de las 6:30 diario, asi que los madrugadores comenzaron a remolonear con ese primer ruido.

Había que ir a buscar todavía el chip (tarjeta magnética para pasar en cada pc), terminar de acomodar las cosas, vestirse, envaselinarse todo la plausible a lastimarse (sea ampolla o paspadura), comer bien. Y las horas iban pasando…

11:40 decidimos salir, estábamos a dos cuadras de la largada asi que llegar tarde no íbamos a llegar. Pero entre la fotito de grupo, los olvidos (yo había puesto dos guantes en la mochila: uno impermeable y de abrigo, y un liner; pero a último momento decidí agarrar unos de calibre medio, para largar con ellos puestos).

largada de la Mision, buscando a wally

Había sol, pero a lo lejos se veían las montañas a donde teníamos que adentrarnos, bajo unas nubes grises que asustaban un poquito. O mucho. Daban como clima de misterio…

Despedida de todos y a ubicarse en la largada. Gus, antes de separarnos, me dijo “tratá de entrar al sendero adelante, que es angosto y va a costar pasar gente”. Asi que después de la cuenta regresiva, empezamos a seguir el ritmo de los de adelante. Que era caminar un poco mas rápido, porque hasta que la camioneta de la organización no nos liberara el camino, había que seguir siempre detrás.

Igualmente, llegó un momento que íbamos trotando. ¡Me sentía super bien! Entramos en el sendero, y al poco tiempo, primer decisión: una bifurcación. Pero el sendero que iba para la izquierda bajaba, asi que seguimos para arriba. E hicimos bien, muchos siguieron el otro y terminaron yéndose a cualquier lado.

Valle del Cajón Negro,

Cajón Negro, Villa La Angostura

Entramos en el Cajón Negro, un valle nevado espectacular, nos empezó a granizar finito y después a nevar. Ahí, iríamos un par de horas de carrera.

Fue un trekking espectacular, pasamos de estar bajo el sol del mediodía a sentir los copos de nieve en la cara. Pero al estar en movimiento, asi como estaba vestida, venía super bien. Una camisetita térmica de mangas cortas y una de mangas largas arriba, pero como no había viento al estar en”Cajonados” se estaba bien.

Desbordaba de energía y lo estaba pasando genial, teníamos por delante la subida hacia el cerro Buol, donde estaba el primer PCV (puesto de control virtual, o sea, que había un palo con un cartel y una pinza para marcar en el pasaporte el paso, de no marcarlo, cualquier corredor queda afuera de la carrera).

Seguíamos una huella en la nieve, y hacia adelante la hilera de gente subía, venía pasando gente, me sentía bárbara. Esteban venía un poco retrasado, asi que cada tanto paraba un poco y veía que se adelantara un poco.


Creo que no lo aclaré todavía, pero en los meses previos habíamos estado hablando con mi amigo Estebita para volver a hacer la carrera juntos, pero con la salvedad de que si alguno no aguantaba el ritmo del otro, o quería ir mas adelante, que nos separábamos y seguíamos siendo amigos. No se bien porque, pero él no tenía mucha confianza en que lo pueda hacer bien, por mas que tres meses antes había empezado un plan que me había hecho mi entrenadora, y que lo había podido seguir bastante bien, él me había dicho lo de la “cláusula” mas que nada por esta falta de confianza hacia mi.

Pero como a mi también me pasaba lo mismo, que sentía que no se estaba preparando bien, ya que tenía un plan con demasiados pocos momentos de descanso, con mucha sobrecarga y me daba la sensación de que estaba siempre cansado.

Como dice un refrán, cuentas claras conservan la amistad, allá fuimos con nuestro acuerdo.


Había llegado arriba, Esteban estaba muy atrás, no se si 200 o 300 metros para abajo, y teníamos que seguir hasta el PCV por ese filo. Estaba en medio de una nube, y al haber perdido las paredes del cajón que nos protegían, soplaba el viento y estaba empezando a enfriarme mucho ahí parada. Me puse a un costado, y saqué la campera de la mochila, cometí el error de sacarme los guantes para hacerlo mas rápido, pero se me empezaron a congelar las manos. Le metí pata y me puse al abrigo de la campera. Justo llegó Esteban y pudimos seguir hacia adelante.

Marcamos el PC y me vino con exreabonus, Very se había equivocado el camino en un cruce y se había ido a cualquiero lado -él y casi todos los corredores de punta!- asi que andaba hecho una tromba para poder recuperar todo lo que había perdido, asi que sin pensarlo me ligué un besito ahí en el medio de la nada.

Para la bajada se había hecho un tobogán y todos bajaban con el clásico “culipatín”, asi que fuimos a ello. Fue un momento divertídisimo, que nos tomó a todos por sorpresa pero lo disfrtamos al máximo.

Seguimos otra vez por la huella de nieve, ahora era mas profunda, llegaba por momentos por arriba de la rodilla, y ahí Esteban me dijo por primera vez que siguiera sola, que él no me podía seguir el ritmo. Me lo dijo con tristeza, o con pesar por ahi es la palabra, pero lo peor fue que me lo dijo con los ojos llenos de lágrimas. Yo la lectura que hice, fue que era un pedido para que me quede con él, a pesar de que él no estaba pudiendo seguirme. O mejor dicho, que le estaba costando demasiado, y en una carrera de 150 km, si sentís eso a los 12 kilómetros, no es buen signo.


———————————————————————————————-

Si! llevaba dos horas de carrera, fueron 71… falta un poco del cuento. Dejo las fotos, unos videos… ¿qué mas podría dejar? mmm …

Bueno, dejo el relato de mi compañero, Estebita. Él hizo los deberes: http://www.cronicasdecarreras.com.ar/?p=1060

2009_La Mision

Videos varios:

Este lo pasaron al principio, sin el final y al final, muy bueno.

Estos los filmó Estebita:

Miré para atrás, y había pasado casi un año

Tengo tantas cosas para hacer de acá a mañana que me voy a Villa La Angostura que las voy procesando de a poco…

Encontré “de casualidad” una excelente explicación de lo que viene a hacer esta aventura a la que estoy yendo por segunda vez. La escirbió un amigo para explicarles a sus compañeros de entrenamiento, para que se estaba preparando. Muchos de ellos corredores de calle, o de carreras “cross” pero cortas. Asi que lo comparto acá, y que quede como testimonio mientras ando por el sur. (Bueno, también porque no tengo mucho tiempo para explayarme yo!).

La carrera consiste en un recorrido planimétrico de 150 km con un desnivel acumulado positivo de 7 mil metros. Hay que llevar en la mochila una serie de elementos oligatorios que terminan sumando el numero de 50 elementos mas o menos, y también hay que portar con la comida y el abrigo que vamos a utilizar, porque se trata de una carrera de “autosuficiencia”, es una carrera de aventura de tipo “expedicion”, todo esto quiere decir mas o menos que a partir del momento en que largás, no vas a encontrarte ni una cinta de demarcación, y tampoco gente de la organización que te diga por donde tenés que ir, mucho menos vas a encontrar mesas de hidratación, ni nada de eso. Solo vas a estar La Naturaleza y vos…

¿como les puedo contar el miedo que tenía yo el año pasado antes de largar? La lista interminable de lesiones psicológicas que tuve que sobrellevar el ultimo mes, todo porque no me podía desconectar mentalmente de ese acontecimiento que se me venía encima. por el cual había estado esperando todo el año!

Bueno.. Este año es algo mas tranquilo para mi, pero no por eso dejo de estar bastante “alterado”.

La mision se hace todos los años en un lugar distinto, y nadie sabe en que consiste el circuito hasta unas pocas horas antes de la carrera cuando se entregan los mapas del mismo. El día martes a las 19 horas, en la reunion previa a la carrera, en donde el organizador hace una charla técnica y probablemente nos trate de anticipar con que clima nos encontraremos los siguientes días, allí podremos ver que montañas habrá que superar, o que rios cruzar (y de ellos y gracias a ellos es que podremos beber agua).

El concepto de aventura se acerca acá bastante a lo que la definicion de la palabra sugiere.
Nadie, ni siquiera aquellos que aspiran a llegar en los primeros puestos, sabe antes de largar, si va a poder llegar a la meta.
La mision es una carrera que por lo menos tiene una taza de abandonos que es cercana al 30% de los corredores.
El año pasado largamos 300 personas, y llegamos a la meta 200.

En el año 2006, se corrió la mision en San Martin de los Andes. Después de la primer noche que agarró al grueso de la competencia en un filo cumbrero una tormenta de nieve inesperada, provocó tantos abandonos que de los 350 corredores que habían largado, solo llegaron a la meta 19.
¿se imaginan el orgullo que pueden sentir esos 19 aventureros? Esas son aquellas epopeyas que uno quiere poder vivir, y superar!

Para completar el circuito, que consiste en ir fichando un pasaporte entre PCs (puntos de control) nos dan 76 horas (3 días y un poquito).
Dentro de esas horas habrá que marchar, comer, dormir, regular las fuerzas y sobreponerse a todos los inconvenientes y desiluciones que uno puede enfrentar en una carrera de este tipo: perderse por momentos, sentir que nunca se llega a la meta, tener un poco de hambre, frio, sed… miedo quizás…

El tiempo no es holgado, para poder terminar la mision, se calcula que hay que caminar al menos 6 horas por noche, y se podrá dormir otras 4…
Los que ganan no duermen nada. O duermen media hora, y siguen el rumbo con el unico objetivo de terminar cuanto antes, y suelen hacerlo en 30 o 33 horas.

Y por fin, pude hacer un videito con lo vivido el año pasado, sino ya pasaba de moda… ¡! Lo hice medio a las apuradas , ya estos últimos días fueron medio loquero ultimando detalles madreriles… uff

Últimas cositas:

La dire de la carrera para seguir el vivo es la misma del año pasado: http://www.lamisionrace.com.ar/ que el mismo día ya suben la página del vivo…

Pesé la mochila, con todo menos el agua: 6.600 kg. Pero ya decidí que le voy a sacar los 4 sobres de sales, y lo reemplazo por las que dice el Guri. Ahorro: 100grs. Voy a chequear la  cantidad de geles, creo que llevo de mas, ahi unos 50/75 grs menos hay.

Saqué foto de todo lo que metí en la mochila:

Petates de l a gurisa en mision

¡Entró todo!

De izq a derecha: jarrito, con la garrafita de combustible adentro y gorro polar también adentro (tres en uno venía la promo); campera goretex, saco vivac, pantalón y remera manga larga térmica para dormir seca (arrollado los dos juntos); buzo polar (a último momento decido si va a esto, o el soft shell si pinta mucho frio) Guantes de abrigo, guantes liners, campera de plumas de 300grs (que no la llevo al final); bolsa de dormir.

Abajo: tres pares de medias; manta de supervivencia (justo abajo de la campera); barritas varias; calentador (la caja roja) Frutas deshidratadas (ananá y mamón) y castañas saladas; Aislante “pedorro”; cubrepantalón impermeable; cubremochila por lluvia; linterna (todo esto esta en ese bodoque de la derecha. Lo rosita, tohallitas húmedas

Al fondo, la bolsita de botiquín. Faltan los geles y los sanguchitos en esta foto.

y bueno, ¡eso es todo amigos! (acá aparece el conejo)

De aquí y de allá

Las semanas siguen pasando, y yo —por suerte, y lo digo bajito— sigo entrenando. Tuve una semana de descarga que me vino muy bien para después pegar el pico para arriba que estoy ahora. En esta semana que tuve mas tranqui, sentía las piernas super cansadas y pesadas, de no haber estado pautado, hubieran sido esas que uno piensa que algo está haciendo mal, que no va poder… y todos esos pensamientos apocalípticos que se nos pasan por la cabeza en estas situaciones. Por suerte la siguiente semana, arranqué bien. Transcurrió con los entrenamientos normales y los preparativos ya casi finales para La Misión.

El finde me fui a San Luis, entre otra cosas, a correr la final del Campeonato Nacional de Orientación y Aventura, mas conocido como Orientatlón. Mas exacatamente a Nogolí, un pueblito de las sierras Sanluiseñas. Desgraciadamente, desde hace 9 meses están en una sequía ininterrumpida, lo que hizo que el ya de por si escenario áspero, lo sea mas. Muchas espinas y matorrales secos.

 

matorralespinoso

atravez de las espinas

La modalidad de está final, fueron tres salidas. Y en total fueron 12 horas de carrera, entre las 14 y las 19 hs, entre las 23 y las 01, y entre las 07 y las 12. Estuvo divertidísima, con testigos que había que llegar a nado y buscarlo en una isla, y otra que se tenía que llegar en un kayak “sit on top”. El primer día pude desenvolverme muy bien con los testigos que fui buscando, y a la noche en realidad salimos con Gus y su hijo Tobi y una troupe… Ya para salir de noche sola, por el medio de las sierras, no me daba el coraje. Había que salir del campamento en medio de la nada, encontrar algún testigo y después tratar de encontrar el campamento en medio de la noche. Ni loca (por ahora).

Obtuve un tercer puesto entre las damas, me sirvió  como entrenamiento para mi objetivo (cambié cuestas en Perú Beach por las Sierras, ¡creo que hice negocio… !)

podiodamas

Y ahora estoy a una semana de irme hacia Villa La Angostura, ya con la ansiedad pre-carrera. Haciendo pruebas de mochila y elementos varios. De mi experiencia anterior, rescató que voy con 10 litros menos de cosas! Y mucho menos peso.

Parece que va a estar lluvioso, o con nieve en algunos tramos ya que hasta la semana pasada estaba nevando en los alrededores de VLA.

¡No queda nada!

Fotitos:

2009_Nogoli

Una menos

La semana pasó, y yo casi la puede terminar compelta. Digo casi, porque ayer domingo no hubo forma de hacer los 10km a FRc: 119. Llegué pasadas las 20:30 e intenté imaginarme saliendo a las nueve de la noche por palermo… mmmm

Pero si se puede decir que entrené contra viento y marea. El lunes entrené bajo el acoso de nubes de mosquitos, llegué al lago grande donde nos encontrábamos con una amiga después de casi cuatro kilómetros de trotecito, e hice los 12 x 800 sin chistar, con alguna diferencia de tiempo, y millones de ronchas de picaduras. Fue medio terrible, porque aún corriendo, sentía los pinchazos de los mosquitos. La primera mitad la hice con mi amiga, la segunda la hice sola, y cuando terminé la anteúltima, miro al cielo mientras recuperaba, y una luna gigante me sonreía. Me quedé como tonta mirándola, hasta que reaccioné y seguí con mi rutina.

La luna es mi cómplice, me guiña un ojo y me sonrie

El miércoles, con la profe hicimos “Circuito oregon”. Increíble como algo tan cortito, te puede hacer tan pelota…

Jueves descansamos (mis patitas y yo) y el viernes salí con un calor aplastante hacia el Lago Regatas, ya cuando iba pasando por la estación de servicio de Echevarría, empezaron unos truenos y rejucilos terribles, 500 metros adelante, entré a la zona del lago con un remolino de viento huracanado que casi me pego la vuelta.

Empecé la primer pasada, pero hice unos cambios sobre la marcha, de los 6 x 1500 que tenía que hacer, negocié en hacer de 1400, porque las marcas en ese lago van cada 200 metros, y no quería estar viendo donde corno tenía que terminar.

Ya caían algunas gotas. Seguí, terminé la primera. Recupero. Cada vez mas lluvia. Termino la segunda y fue como si se abriera el cielo en dos y dejara caer toda el agua acumulada de todo el mes. Cada vez mas y mas fuerte. Los pocos que estaban dando vuelta, escaparon bajo el grito de “¡corredor salvado sirve para otra vez! Y a mi me dio cosita irme sin terminar, pero recordé que últimamente cada vez que llueve, graniza. Y me quedé atenta, miré donde resguardarme si sucedía esto, pero no había demasido.

Seguí haciendo la 4ta, y ahí me dije, mejor las sigo haciendo por tiempo camino a casa. Ya era noche cerrada, y encima noche mojada.

Terminé la 5ta llegando a Monroe y ahí ya casi las tenía adentro, la sexta la terminé llegando a la vía. Uff.

Pero estaba contenta, después de todo, durante la carrera puede pasar cualquier cosa, ¡hasta nevar! Este finde en Villa la Angostura estuvo nevando, y estamos a un mes de la carrera. Asi que entrené hasta la parte climática.

El sábado tenía que hacer un fondo con cuestas. La profe me mandó a hacerlas a San Isidro, asi que me fui para allá. Tenía que hacerlas a ritmo tranqui “como si estuvieras en la misión” me dijo. Asi que troté tranquila. Es un circuito costero, que están todas las barrancas que en su momento daban al río. Y tuve que ir trotando por la Avenida y en cada cuadra doblar hacia la iquierda y subirla trotando para luego bajarla y seguir. Así fueron poco mas de 16 kilómetros, que mis piernas a lo último los notaban ¡y mucho!

curva de la corridita del sabadoLa curvita de las cuestas.

Hay un refrán…

Cuando uno tiene tantas cosas por hacer, siempre van quedando en el camino varias, y el viernes, que tenía que hacer un 10×800 me quedé vestidita y con las ganas. Se me fue complicando la tarde y se hizo la hora de que las seudocorredoras se convierten en mamás, y no pude salir.
Puse el despertador a las siete, y aún sin apoyo del público presente, o mejor dicho, sin fe en que me despertaría para salir a entrenar, me fui a dormir.
Sonó el malnacido, y yo sin entender nada, pensé que tenía que empezar a levantar a mis hijos para el cole. Acomodo un poco las ideas, y antes de arrepentirme, me vestí rápido y salí.

¡Que lindo que es correr temprano! ¡Cómo lo extrañaba! y eso que eran 7:30, pero es muy singular la sensación de salir con los ojitos apenas abiertos, el sol de la mañana, y la brisita primaveral que se dejaba caer.

Me fui al lago grande, “lago regatas” como dice el mapa. Y después de 22 minutos de entrada calor, salieron perfectas las 10 pasadas de 800, en el tiempo estipulado. Y como las hacía de ida y vuelta, no me hice lio para contarlas. Volví contenta, y con pilas para comenzar el día.

El domingo tenía que hacer el trabajo del sábado, y era el día de la madre. Tenía que de nuevo madrugar para poder entrenar, porque no iba a tener demasiadas chances de hacerlo, si lo dejaba para después de la idalclubporelfestejo.

Sonó demasiado temprano el despertador. Mi hija, a mi lado, roncaba en su desfachatez infantil de haberse escabullido durante la madrugada a robar un pedazo de cama materna. Como la amo. Pero sigo durmiendo, no puedo despegarme de las sábanas. A las ocho decido que ya es hora, si no los tiempos no dan.
Con mas sigilo que mi Paula, comienzo a vestirme, pero en cuanto me descuido, escucho un “HOLA MAMI” con sonrisa-en-boca. Y tras mi ataque de amor maternal, decido que primero levanto la prole, les dejo el desayuno y ahí si, enfilo para las cuestas que me tocaban.

La entrada en calor resultaron casi 2.5 km. Y cuando veo la cuadra donde tenía que hacer el trabajo, casi me infarto, tenia casi 45º. La puerta de una casa, quedaba a la altura del final de la casa de al lado.

cuadra
Pero no quedaba otra, al grito de “coraje y valor” comencé. Tenía que subir y bajar en continuado 5 veces, tampoco era tanto —pensé, muy equivocadamente— a la segunda ya maldecía a mi profe, ¿a quién se le ocurre? o mejor dicho, ¡¿cómo corno la encontró a esa cuadra?!
Hice las cinco, y seguí una cuadra mas en plano para volver y comenzar de nuevo, cinco veces la subida pero con trote de una cuadra en plano. Repetir todo.

Al final, fueron 7 km en plano, 2 km en subida y 2 km en bajada. Mortal.

Podría decir como reflexión: “tarde pero seguro” (ésta es la parte del refrán…).

Hoy empiezo una semana heavy de entrenamiento, por suerte la próxima baja un poco (para después volver a subir, obvio).

Cuestan

Entre el subte que no andaba (cosa nada rara en la línea D) y que hacía frío, y había posibilidad que siguiera lloviendo, había poca gana de entrenar en este ser humano. Menos mal, que a pesar de Argentina-Uruguay igual nos juntábamos, porque de no ser así, me hubiera encontrado la noche en mi casa calentita.

Eran las siete y veinte, y yo estaba atrapada en el subte en alguna estación camino a Palermo, sin visos que el tren se moviera. Pero como no llevaba mochila, se me ocurrió de irme corriendo apenas saliera del subte rumbo a plaza Francia, asi no me tenían que esperar los chicos del grupo. Y menos mal, porque recién 7:30 pude llegar a destino.

Comencé a trotar haciendo mi entrada en calor en soledad, tenía por delante casi cuatro kilómetros. Llegué a Agüero y Libertador, y la profe con los chicos no había llegado, pero esperé unos minutos y llegaron. Estaba transpirada de no haberme sacado la campera, pero soplaba viento y preferí quedarme así, ya tengo dolor de garganta, no lo empeoremos mas.

Nunca había hecho cuestas ahí, asi que esperé que diera las indicaciones asi nos acompañaba al otro nuevito en el lugar y a mi.

Teníamos que hacer un U, subir por Agüero esa cuadra, bajar y  seguir corriendo hasta República  del Líbanos, subir hasta al monumento y volver al punto de partida. La vuelta era poco mas de 1 km, tenía que hacerla 4 veces . Ahí recuperamos 2 minutos y comenzamos las cortas: subir por Agüero y bajar, repetir 5 veces. Recuperar y subir por Rca del Líbano y bajar, repetir 4 veces. Terminé con la lengua afuera, esta última entre subir y bajar son mas de 400 mts!


Por suerte ahí terminó y volvimos los 3 kms que nos separaban del lago  trotando para “volver a la calma”… calma era lo que sobraba ¡no había nadie en la calle! ¡creo que fuimos los únicos que no miramos el partido por entrenar! Estábamos intrigadísimos como había salido Argentina, en eso se sienten bocinazos ¡gol! Entramos al lago en medio de un desierto de nada, pero con la tranquilidad de haber cumplido y también, porque no, de que después de estar en la cuerda floja, entramos en el mundial…

Ahora que veo, si no conté mal, fueron casi 14 kms con cuestas incluídas. ¡Buen entreno!

Si, comenzó.

correr_noche_lluvia

Luego de mi esguince en Balcarce, de mi parate por el esguince, seguí entrenando muy esporádicamente. Pero, hace ya unos meses, hablé con mi entrenadora para comenzar mi entrenamiento para La Misión. Cuando finalmente pude arreglar  todas las cosas para ir (bueno, casi, siempre queda algún detalle) tenía que comenzar a mover el esqueleto para llegar medianamente bien a la carrera.

Lo primero que me dijo, era que tenía que recuperar el fondo aeróbico, que me había quedado perdido en la Sierra Volcán, bajando a las corridas para llegar a tiempo en el orientatón. Me esguincé y bueno, se complicó.

Costó bastante, es mas, ¡pensé que no lo iba a encontrar nunca! Pero todo llega, y ya la semana pasada empezamos con el plan FINAL para La Misión.

O sea, voy a empezar a morir gradualmente. Ayer, ya tuve un poco de mi medicina. Me tocaban 5 x 1500.

Ni bien salí de casa para encarar a Palermo, salía toda la orda del River-Independiente. Imposible agarrar para allá. Así que me tomé el subte hasta Palermo, y ahí empecé mis 20 minutos de entrada en calor. Terminé justo en el Ø. No me decidía a empezar ¿los podré hacer?

Cronómetro en cero, y arrancar. Controlaba cada 100 metros, y venía perfecta, según el tiempo estipulado. En el 1500 paré y fui recuperando en los 100 metros que tenía para llegar al 0. No me imaginaba haciendo otra, pero bueno, terminó el tiempo de recuperación activa, y empecé de nuevo. Se me iban filtrando algunos segundos cada 100 metros, hasta que a los 500 me estabilicé, y no se agregaron mas. Pero sentía el uff de lo que estaba haciendo… llego al mil y el tiempo es el correcto, y me alienta a seguir esos 500 metros que restan. Termino estos segundos 1500 sin visos de poder hacer los tres que me faltan.

Recupero. O lo intento. Y sin pensarlo demasiado, al llegar al Ø le doy iniciar, y comienzo. ¿Quién me mandó? —pensaba—. Lo bueno, era que al acercarme al 700 se sentían las damas de noche que perfumaban el aire, era un mini regalito que obtenía por el esfuerzo. Ya cercano a los 1000 era olor a porro lo que me “regalaban”, que se le va a hacer.

Terminé la tercera y pienso en hacer la cuarta y listo, la quinta quedaría para otra ocasión.

Sentía re cargada las piernas. Buscaba divertirme  con los ocasionales patinadores, la música de la escuelita de rollers, en fin, algo para disparar la mente de la corrida.

Terminé la cuarta y me tentaba colgar, pero antes de que termine el tiempo de recuperación, me largue en la quinta, para no pensar demasiado.

Belive or not, fue la más rápida de todas, iba restando segundos cada 100 mts. Igualmente, era como correr en cámara lenta, me costaba tanto que me daba la sensación que no avanzaba, que tenía las piernas de roca, pero el crono me decía que iba cada vez más rápido. Al final, faltando 100 metros, me suena el celu, era mi chico, ¡ ni loca atendía! Quedé cantando el contigoyoquieroestarcontigo como su ringtone y llegué al 1500 con la lengua afuera

¡Había terminado todo el trabajo!

Seguí corriendo despacito hasta el subte para volver a casa. Ya era de noche y el día casi terminaba. Justo antes de llegar a la boca, me ligué un piropo de un pendejo, de esos piropos que ya no se escuchan… “Adiós, flor de la primavera” … Me tomé el subte sonriendo.

Hoy toca descanso, mañana cuestas. Seguimos.

Soñando en colores *

La organización de La Misión, armó este clip para promocionar un programa que va a salir este mes por la tv abierta, y recién hoy lo pude ver. Me vinieron tantos recuerdos HERMOSOS… uff

Cuando comienza, se ve la terrible subida al volcán Batea; esos tramos con esos paisajes increíbles; el paso por las cumbres nevadas en medio de viento, neblina y una especie de aguanieve. Ver eso me puso con ansiedad para que llegue ya noviembre, y poder estar nuevamente corriéndola. Este año va a ser en Villa La Angostura, por la zona del lago Traful parecería. ¡Ojalá pueda arreglar mis cosas para poder estar presente!

De fondo está el lago Traful, hace año y medio.

*Barney: no me cobrés demasiado por la utilización de tu nombre! que después no me alcanza para la inscripción!