Pulseada

Estoy trabajando desde casa —bueno, ahora exactamente laburando no estoy, pero en eso andaba hasta hace un ratito nomás— y tengo la tele prendida que de a ratos presto atención a lo que dice. Se ve que es bien de a ratos porque se fueron sucediendo programas que no se bien cuándo terminó uno y empezó el otro. Todos impresentables, aunque creo que el que está ahora, conducido por el ex-modelo y ex-actor devebenido en conductor Gabriel Corrado roza el insulto a la capacidad de pensar de las personas. Pero bueno, también pude haber apagado y no lo hice (¿fiaca?).

Vengo de un estado gripal que me tiene desde hace días a los tumbos, y a tan solo unos días de embarcarme en mi próxima aventura espero tan solo que me de el cuero para encararla. Como será que me sentía tan pero tan mal, que hice caso y comencé a tomar un antigripal en contra de mi consabido rechazo a cualquier droga —aunque esta signifique el alivio de algún dolor—.

Abrí el blog con la premisa de terminar la crónica de la Misión, pero últimamente me gana no se bien que… no siento la misma inspiración, ¿o será que me gana la vagancia? Por ahí es mas de lo último que de lo primero… pero ya saben, si no ven otro post fechado hoy, ¡ya saben quien ganó!

esta foto la saqué un día de otoño de 2007, ayer empezó el otoño en Baires

 

Share on Facebook

Anuncios

Tic tac

El reloj marca las 3:55 A.M, es oficial: tengo insomnio. Desde hace como cuatro horas que intento que el sueño me llegue, pero no hay caso. Estuve en la cama hasta pasadas las tres (sin saberlo). Me levanté y me fui hacia el living, con la exasperación a niveles inimaginables y la cabeza ya mareada de dar vueltas sin encontrar rumbo.

Y de marearme en la cama, pasé a marearme en la web. Deambulé sin sentido por diversas páginas, de casualidad llegué a la página de una diseñadora llamada Meisi, que te provoca amor a primera vista de todo lo que tiene en su portfolio. Pero claro, todo tiene su fin y me quedé sin nada mas nada que chusmear. Hice un test rápido para ver si el sueño estaba en puerta, pero dio negativo. Miré hacia la cocina, y me esperaban los platos de la cena (cosa habitual en casa, odio lavar los platos, y ni siquiera está mi hijo mayor para pedírselo porque está visitando a su padre en Caracas!).

Fui lavando todo, hasta que no quedo nada. Le di una pasadita a un vaso que tengo ahí en penitencia desde hace semanas ya que Paula lo llenó con quien-sabe-que-cosa-de-color-lila y cada vez que lavo, intento sacar algún pedacito que ya haya tirado la toalla y desiste de ese piquete intra-vaso. Limpié el piso; regué mis plantaciones de cactus bebés; le dí agua a mis pequeños Lithops con el temor que siempre me inunda cuando lo hago, previo pensar y tratar de recordar si no fue hace poco que los regué, contándolos para saber si después de unos días se me murió alguno (¿alguna vez estarán lo suficientemente grandes como para no estar con el corazón en la boca pensando que los estaré por ahogar?), en fin ¡no demoré mas que unos 15 minutos en todo eso! Y todavía seguía con mi insomnio a cuestas.

Santi y Pauli duermen a pata suelta ¿no se me contagiará si me acerco mucho pero mucho a ellos?

Recordé que el domingo, en el cumpleaños de mi hermana Poty, me “tocó” un libro que estaba en tránsito hacia lo de mamá: “El testamento Maya”, claro que no se si estoy para leer sobre el fin del mundo, pero seguro me entretiene.

Share on FacebookShare

Pequeñas alegrías

Hace unos años, andaba “meditabaja y cabismunda” y estando en la casa de un amigo, me hizo un recorrido por todo su planterio que tenía acumulado en sus balcones y me fue dando esquejes de un montón de cactus y plantitas. Ahí comencé una pequeña colección que me fue entreteniendo y me dio aire a mis penas.

Poco a poco fue aumentando y cada vez me fue capturando mas. Siempre intenté con algunas plantas, pero ya había decidido que lo mío era otra cosa. Tras varios descesos de Ficus, Pimientos miniaturas, potus (bueno, este me sobrevivía, pero me lo habían hecho regalar por la creencia de que trae mala suerte). Un Jasmín precioso y enorme que era mi orgullo, sucumbió al ataque de la cochinilla que no super como curar.

Con el tiempo aprendí a hacerlos hidropónicos, pero los que regalaba iban prosperando, y las plantitas que me quedaba yo: caput.

Asi que desistí.

Pero en septiembre de el año pasado, una Parodia que me había comprado en el viverito de la vuelta de mi casa, me dio una hermosa sorpresa, empezó a dejar ver pequeñas protuberancias que desde el primer momento fantasié que fueran pimpollos. Nunca me había florecida ningún cactus, el mas antigüo lo tengo hace cinco años y jamás amagó nada. Es increíble como entusiasma ver las plantas que tanto cuidamos nos regalen algo tan simple como una flor y te llenen de alegría.

Parodia Concinna en flor

La foto es de las flores de mi Parodia Concinna en pleno éxtasis floral una mañana de noviembre de 2009.

Serie Parodia Concinna 2009

Sigo corriendo, la semana pasada la cerré con tres días de cincuentaypico de minutos, intentando acomodar mi cuerpo a correr nuevamente. Cuesta con el calor. Ayer salí, y la pesadez te aplasta, no te deja avanzar. Espero poder hacer cuatro días esta semana.

De la A a la Z

 

Un poco de vida natural, ante tanta malaria

Un poco de vida natural, ante tanta malaria

Hoy comienzan estas vacaciones impuestas por el Ministerio de Salud, para los
chicos que están en el colegio: adelantaron dos semanas y de 15 días
se fueron a un mes las vacaciones. Lo que no pensaron, es que hacemos los padres
que sí trabajamos, con las criaturas en la casa. Pero acá no me
sorprende nada, en este país/gobierno todo se hace al revés.

Por suerte, por el tipo de trabajo que hago, pude arreglar hacerlo desde casa
algunos de los días, así puedo cumplir y no tener que atarlos
de un poste de luz a mis hijos —en sentido figurado, claro está—.

Hace 15 días los tuve a mis enanos con pseudo Gripe A,
digo así porque el resultado del hisopado nunca me lo dieron, por suerte
desde Sanidad Escolar me dejaron reincorporarlos al colegio porque ya habían
pasado los 7 días que contagian (de haberse confirmado que realmente
hubiesen tenido la enfermedad). El fin de semana pasado, de nuevo hubo bajas,
esta vez yo, con una gripe fuerte, aunque debió ser la X
o la Z porque fueron cuatro días
nada mas y no tenía los síntomas de la primera del abecedario,
Santu se contagió y ahora la gorda está con fibre. No veo la hora
que llegue la primavera y se termine este círculo de virus que andan
rotando y mutando.

Esta semana, se suspendieron y postergaron casi todas la carreras que había
en los próximos días. También le tocó a la que organizaba
Gustavo, que tuvo que pasarla para Agosto sin fecha definida… La gente está
con miedo y no quiere viajar, lo cual me parece bastante lógico si las
cosas son como dicen que son. Corrección, como dien que son ahora que
pasaron las elecciones. Porque parece que vivieramos en países diferentes
antes y después de las elecciones del pasado 28 de junio. De repente
saltaron casos y por fin desde el gobierno comienzan a dar realmente números
coherentes con la realidad que se vivía en la calle.

 

* La foto es de mis cactus, hace unos meses cuando recién los había trasplantado. Hoy están mucho mas grandes, y tengo muchos mas!

Nómade

Esta semana se me dio la loca de migrar el blog a WordPress, lo logré sin tener que borrar éste. Es mas, pude parkear el dominio (hice la prueba con el anterior, que lo seguí conservando por nostalgia y un no-se-que) asi que si me decido, puedo parkear este para que se dirija allá.

El tema, serían las actualizaciones para los que tengan este dominio ingresado.

Pero, cuando importé el blog a WP, perdí los videos que fui metiendo en mis entradas en todo estos años, y me da como cosita ésta pérdida. Asi que estoy decidiendo que hago, si me mudo, si me quedo acá.

Por ahora están los dos blogs activados, que lio. Es mas, hoy me dejaron un comentario en la entrada “Soñando en colores*” de allá… se ve que ése alguien, tenía su rss allá. (Si, es un lio, ya lo djie).

Y no me decido a que hacer.

Tiene cosas buenas WP, ya me había entusiasmado con el cambio (a mi me encantan los cambios y las renovaciones), sobre todo tiene mejores opciones de plantillas…

Lo que definitivamente no voy a hacer, es mantener dos casas. Que eso de tener el depto y la quintita, es too much.

¿alguna sugerencia?

[Algunos días después]

Me había quedado en borrador esto, y sigo sin saber que hacer… aunque me tira quedarme acá.

Hoy llueve en Buenos Aires, el día amaneció completamente gris y húmedo, pero por suerte es sábado y puedo relajarme un poco. Vengo de días un poco estresantes: tuve a Paula y Sanut enfermos con una pseudo Gripe A (no lo se aún si la tuvieron o no, por esas cosas de que está sobresaturado el sistema), el trabajo se me acumuló terriblemente y varias cosas que tengo satelitado por ahi.

Desde que volví de Balcarce no pude entrenar, tengo el tobillo que todavía no está bien, me quedó una pequeña pelotita del esguince y como no tengo a la brevedad ningún objetivo, prefiero quedarme stand by. Lo que si tengo el mes que viene, es el Orientatlón San Juan, pero esta vez, estoy del otro lado, ayudando a Gustavo con la organización, cosa que —como novedad— es bastante divertida e interesante.
Es la tercera etapa del campeonato que fui a Balcarce, pero esta es zona Precordillerana, bien montañosa. Acá hay un video que salió el año pasado por ESPN, donde se puede ver bien la carrera y la zona:

On line

So I say, thank you for the music, the sing Im singing / Thanks for alla the joy theyre bringin. Who can live with it , I ask in all honestly… what would life be without a song or a dance what are we? So I say thank you for the music, for giving it to me

[Por eso digo, gracias por la música, las canciones que canto / Gracias por toda la alegría que dan. Quién puede vivir sin ellas prenguto honestamente ¿Cómo podríamos vivir, qué haríamos sin una cancón o un baile? Por eso digo gracias por la música, por todo lo que me da.]

No se que pasa que estamos casi en junio, y nuevamente comezó un calor terrible. El invierno anda huidizo… Y es así como puedo sedir “salgo correr asi llueva, truene, haga frío o calor”. Porque en estos últimos 10 días pasó exactamente eso.
La semana pasada entrenaba con frío terrible; uno de los días bajo una diluvio torrencial, y ahora que estoy por salir hace un calor “de la hostia”.

Pero salgo, eso si.

Take it easy (take it easy) better slow down girl thats no way to go, does yor mother know? Take it easy (take it easy) try to cool it girl, take it nice and slow, does your mother know?

[Tomalo con calma (tomalo con calma) mejor ir despacio chica, no hay forma de seguir ¿sabe tu madre? Tomalo con calma (Tomalo con calma) Trata de enfriarlo nena, tomalo bien y despacio …]

El estar entrenando en grupo y con alguien que me guíe me está ayudando un montón. Me sirve para continuar yendo de a poco, sin apresurame. Y que mis rodillas se acostumbren nuevamente a correr.
El otro día, haciendo técnica de carrera, hasta logré hacer unos tiempos … wow (por 500 mts, pero algo es algo). Imagino que al estar haciendo tan poco fondo, me permite estar mas bien descansada y poder hacer estas velocidades.

Chiquitita, you and I now/the heartaches come and they go / and scars theyre leaving / youll be dancing once aganin and the pain will end / you will have no time for grieving / Chiquitita, you and I cry / but the sun is still in the sky and shining above you…

[Chiquitita, tu y yo sabemos como los dolores vienen y se van / y las cicatrices se están yendo / Estarás cailando una vez mas y el dolor terminará / No tendrás tiempo para afligirte /chiquitita, tu y yo lloramos pero el sol todavía está en el cielo y brilla sobre ti …]

En definitiva, mi único objetivo hasta ahora, es hacer La Misión a fin de año, nuevamente. Esta vez, quiero tratar de hacerla en menos tiempo, corriendo bastante, para lo que voy a tener que llevar una mochila ultra liviana. Ya aprendí bastante en mi bautismo misionero lo que es llevar lastre de mas (llevé demasiadas cosas al cuete).

El fin de semana que viene voy a un Orientatlón, el de Balcarce, plena Sierra de los Padres (o por ahi) y, como es una competencia en la que no es necesario correr todo el tiempo, me viene bien. Larga a las cinco de la mañana y hay 6 horas para que, munida de un mapa topográfico, encuentre la mayor cantidad de testigos diseminados “por la cancha”.

You can dance, you can jive, having the time of your life / See that girl, watch that scene, dig in the dancing queen …

Tu puedes bailar, tu tienes el swing, teniendo el tiempo de tu vida / Mira esa chica, mira la escena, lista para atacar la reina del baile…

PD: ¡tuve que crear la etiqueta “carreras 2009” que aún no la había tenido que usar!
…lara la la lara la…

[Crónica de una recuperación anunciada]


No se bien a que le tenía miedo, tampoco si era realmente miedo. O si.

Habían transcurrido alrededor de 3 meses sin correr, lo último había sido un cross en Ezeiza y había sido el trampolín para una larga “convalescencia autoimpuesta”. Me daba cuenta que algo en mi rodilla no estaba bien, pero tampoco iba al médico. No hacía nada.

Comenzé a nadar, alguna clase de spining, bici fija y musculación en el gimnasio; cuando terminaba la clase, sentía que en mi rodilla algo helado me quemaba.
¿Cuando vas a correr a Ani?” Era algo que escuchaba asiduamente, para lo que no se me ocurría respuesta alguna. Internamente me decía “Tal día salgo a probar, a ver como me siento“. Pero ese día nunca llegaba.
Cuando pasaba por las máquinas del Gym haciendo la rutina y me tocaban las piernas, la derecha —la mala— no respondía, había perdido fuerza… y lo compensaba con la deseperación que iba ganando, sin saber que hacer.
Hasta que de casualidad, un amigo que tiene el mismo Karma que yo, me recomendó su Kinesiólogo Deportivo, que a él lo había ayudado mucho (en realidad, yo no creo en las casualidades, para mi estas cosas forman parte del destino de cada uno), y así fue como empecé a encauzar el problema.
El primer día que fui, me hizo una serie de pruebas, entre las que estaba una en la cual medía mi capacidad de salto (explicándome que el correr, es algo así como saltar también, con palabras mas científicas ovbiamente). Era notoria la diferencia entre cada pierna, con la buena llegaba a saltar mucho mas que con la mala. También me hizo pruebas de fuerza.
Comenzamos a hacer ejercicios de fortalecimiento específicos para “personas que pretenden correr”.
Ese día, me dice: “ahora vamos a hacer los saltos“. Vi el circuito que me había armado con un pequeño trampolín, un step y una mini cama elástica para que vaya y vuelva en una pierna y no me imaginaba haciéndolo. Pero, comienzo…y cuando voy del trampolín al step, mi rodilla se dobla y caigo. Frustración mediante, volví a empezar con la determinación de hacerlo bien.
No se si fue ese primer día o el siguiente, que me hizo subir a la cinta a correr. Me sentía arriba de una nave interplanetaria, pero como en un sueño comenzé a rodar sobre la máquina, y sin que me duela nada. Bajé luego de 15 minutos, sin poder creerlo ¡había corrido! “¡corrí, corrí!” le decía alborotada al kinesiólogo…
Y así seguí: todos los días en casa hacía los ejercicios, una vez por semana iba con él, seguía yendo al gym, nadaba y metía alguna clase de spinning .
Hasta que otra casualidad, me puso con una entrenadora (¿dije ya que no creo en ellas?*).
Hoy en día, poco a poco (muy de a poco) voy aumentando el volumen semanal, trabajando en distancias cortas velocidad y sintiendo un hormigueo de escaparme a correr por ahi… (pero mas cauta que otras veces).

*en las casualidades, que en las entrenadoras, si son buenas, creo en ellas!

¡cerrala fuerte!

Cerrar la puerta de esa casa para siempre, fue algo largamente atesorado en mi interior. Desde el momento que me había mudado ahí, la había odiado: era como esas mujeres grandes, que ya han perdido la forma y la belleza por el paso de los años o porque no se interesaron en ellas mismas.
En el caso de la casa en cuestión, había pasado de mano en mano sin que nadie le prestara demasiada atención. Y cuando me llevaron ahí, lo hicieron adornándome el oído que la íbamos a arreglar, pintar y no cuántas cosas mas. El caso es que fueron pasando primero los meses, y después los años, y todo siguió casi igual.
En algún momento me agarró el ataque y fui a comprar pintura para tomar el toro por las astas, fue en una semana santa que tenía algunos días libres y la pasé con el pincel y el rodillo día y noche. Me harté de pintar, porque recién a la cuarta mano, pude hacer que se dejen de ver unas guardas espantosas que tenían a un metro del piso en un verde horrible sobre un beige-amarillento-subidón, y solo cuatro porque entre la segunda y la tercera, le dí únicamente sobre la franja para ver si desaparecía por fin, cosa que no hizo en la tercera, y por eso tuve que recurrir a la cuarta.
Había agrupado en el centro de living todos los muebles y los había tapado. En ese entonces, no había niños pequeños dando vueltas. Y tenía mas libertad de acción en cuanto a mis movimientos.
No se puede negar que era como hacer terapia, y con aliciente que te ahorrás la guita del pintor y del terapeuta!
Tantos años después de aquel brote artístico, di dos vueltas a la llave, levanté nuestras bolsos y nos fuimos con los ojos abiertos, observando a nuestro alrededor, intentando no perdernos de nada.
*foto: alejandro espinosa.

Hito 2009 *

Miraba el 2008 de mi última entrada, y pensaba… “es que no tengo nada para decir?” y a decir verdad que tengo muchas cosas que podría poner por acá, pero casi nada de tiempo libre lo que se dice super libre.
Ando vagueando con mis hijos, disfrutando un poco de mis vacaciones y haciendo cura de pc. Ya en Febrero voy a tener para divertirme de vuelta a mi laburo.
Estoy incursionando en el spinnig por estos días, dejando descansar el/los tendones de las rodillas que sin estar mal, no están “guau que bien”. Podría estar nadando también aprovechando este verano bonaerense, pero por ahora lagarteo al sol y hago fiaca con Santu y Pauli en la pileta.
De correr, solo en sueños. Y es tal cual, el otro día soñé con carreras, corría sin parar, en medio de nebulosas y parques eternos, creo que eso no sirve como entrenamiento. Y ni hablar de que los desperezos tampoco sirven de estirada, (ja) pero mi conciencia no se inmuta.
Por ahí en mayo haga alguna carrerita de esas que les tome el gustito, asi que en febrero tendría que ponerme a entrenar seriamente. Pero tampoco enloquezco por hacerlo. Estoy muy bien así, disfrutando de la fiaca.
* Con este post, marco el comienzo del año, como dividiendo el ayer del hoy, como dividiendo el nunca del siempre.

¿se terminó el 2008?

El domingo cerré el año con una carrera cross que me cayó medio de la nada, Estebita me SHP (superhinchapeloteó) para que la haga, y no solo la hice, sino que compartí sus 18.5 km con él. Bajo un sol terrible y con “tres grados menos que el infierno” anduvimos por Ezeiza. Fue un circuito rural, pero por momentos le decía a Esteban que ni loca lo hacía sola, después de haber estado por esas hermosas montañas…

Mis piernas todavía estaban “en remojo”: descansando luego de la misión, asi que fuimos a divertirnos mas que nada. Hablamos de todo y nos cantamos todo también, mejor dicho, Estebita se cantó todo, yo no tenía energía de mas para desperdiciar en cosas que no fueran mover cada pierna a la vez. Pensé que no la terminaba, pero al final llegamos y nos colgamos nuestras medallas.

Llegando.

No creo que la vuelva correr, el año que viene quiero hacer un par de carreras mas tipo travesías, me enganché o me engancharon… Por ahí, si logro ver cual, haga una maratón. Pero como quiero mejorar mi orientación, me pienso anotar en algunos orientatlones. Mucha aventura, mas que cemento habrá en mi 2009.

Acá algunas fotos:

Y como ya entro en vacaciones (casi) les deseo un

HERMOSA navidad, y un
2009 lleno de buenos momentos!
.
.
.